Barclays sigue los pasos de Citibank y ultima su salida de España

La entidad británica Barclays anuncia el cese de su actividad en España y crea un «banco malo» para gestionar más de 125.000 millones de euros en activos.

barclays

Comentábamos en Empresayeconomia.es que, a pesar de la deteriorada imagen de las entidades españolas tras los excesos cometidos en los últimos años, la banca internacional no lograba arraigar en nuestro país como sería lógico prever. En este comportamiento confluyen elementos muy difíciles de medir, tales como la identificación de los españoles con sus bancos a pesar de todo, las discrepancias que propician entidades poco conocidas por el gran público y la sensación generalizada de que todos los bancos son iguales. Barclays es el último caso en este sentido.

Consolidado como uno de los gigantes de la banca europea, el grupo Barclays ha pujado muy fuerte por España durante la última década, lo que hace todavía más inexplicable su recientemente anunciada salida de nuestro país. Nuevamente, parece que la entidad británica no ha conseguido calar entre los grandes inversores y los titulares de grandes patrimonios, que siguen prefiriendo a grupos suizos como HSBC o incluso a gestores nacionales. Por ello, Barclays se ha tenido que conformar con una aceptable cuota de mercado dentro de la banca minorista.

Ocurre sin embargo que la banca «en minúsculas» rara vez es lo suficientemente rentable como para compensar la fuerte inversión realizada, máxime si se trata de un grupo extranjero que ha de darse a conocer. En cualquier caso, España constituye todavía el principal mercado de estas características para Barclays fuera de Reino Unido. Las 250 sucursales repartidas por todo el territorio nacional y los 20.000 millones de euros comprometidos en hipotecas dan buena muestra de su posición predominante. Por ello, muchos analistas colocan la lupa sobre otras cuestiones.

Independientemente de los motivos últimos de la salida de Barclays de nuestro país, el plan de reestructuración presentado por el Consejo de Administración de la entidad tiene como principal línea de actuación la creación de un «banco malo» donde colocar sus activos en España. Este banco pasará a contar con más de 125.000 millones de euros en activos, que deberán ser liquidados o vendidos con la mayor celeridad posible. Sus sucursales en cambio serán vendidas a otras entidades.

Vía: Expansión.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...