Banesto y los errores del pasado

Banesto, uno de los tres grupos financieros más potentes de España, está sufriendo las consecuencias de la crisis inmobiliaria. La grave situación que atraviesa el ladrillo en estos momentos, ha obligado a la entidad, que en más de un 97% controla el Banco Santander, a recortar 400 millones de beneficios. Desde que en 1993 fuera rescatado por el Banco de España debido al caso Banesto, este banco ha vivido una constante cuesta abajo que muy posiblemente jamás remonte.

Banesto es uno de los tres grupos bancarios más potentes de España, justo por detrás del Banco Santander (que hoy posee un 97,5% de participación de Banesto) y del BBVA. Fundada en 1902 en la capital española, Madrid, Banesto ha pasado momentos de gloria y de grandes escándalos. Los años 40 fueron para esta empresa, quizá, los de mayor éxito. Creado con un capital de 20 millones de pesetas, este banco se expandió a mediados del siglo XX absorbiendo otras entidades como el Banco de Vitoria o el Banco Coca. Sin embargo, a partir de los años 90 sobrevino su decadencia.

Sede central del Banco Español de Crédito (Banesto)

A pesar de poseer un grupo de ciclismo profesional repleto de éxitos, Banesto se convirtió en una de las evidencias de la corrupción que asola el sistema financiero español. No eran suficientes los logros de su ciclista estrella, Miguel Indurain, que por aquel entonces era considerado el mejor de todos los tiempos: Banesto era insaciable. Es una coincidencia curiosa que la mejor época del ciclismo español (los cinco tours de Francia consecutivos de Indurain, conseguidos entre 1991 y 1995, además de los dos giros de Italia ganados en 1992 y 1993) coincidiera con el caso Banesto (Mario Conde, que era el entonces presidente de Banesto, fue condenado a 20 años de prisión por apropiación indebida de bienes, concretamente de 600 millones de pesetas). Aunque poco tiene que ver lo que ocurrió en un lado y en otro del grupo Banesto, no deja de ser reveladora dicha sincronía. Sin duda, estamos ante dos muestras de cómo funcionaba la sociedad española y que aún hoy siguen vigentes.

Por una parte, los españoles nos sentimos admirados (y afortunados) ante proezas como las que consiguió el mítico ciclista navarro. Así, como en aquel entonces con los cinco tours, hoy en día, los éxitos deportivos (véase el Mundial de Fútbol de Sudáfrica) pueden paralizar el país. Por otra parte, la corrupción es uno de los mayores males de nuestra sociedad y uno de los baches recurrentes en los que suelen tropezar los principales grupos de poder de este país. Por eso, no hemos de confundir lo que está pasando en la Comunidad Valenciana hoy en día con lo de entonces, pero tampoco podemos olvidar los casos de corrupción siguen ocurriendo. En este sentido, no es de extrañar que la decadencia que vive hoy en día Banesto se remonte a temporadas pasadas. Sólo esto explica que sus beneficios se hayan desplomado en 2011 un 73% por la crisis del ladrillo.

Foto: mpeinadopa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...