Banco Pastor y Banco Popular se fusionan

Banco Pastor lanza una opa amistosa sobre el Popular. La entidad gallega cuenta con el apoyo del cincuenta por ciento del accionariado.

Banco Pastor y Banco Popular unen sus fuerzas en una denominada fusión fría. El banco gallego ha conseguido el apoyo del 50 por ciento del capital de Pastor gracias a su decisión de pagar 3,98 euros por acción de dicha entidad. El principal accionista del banco gallego, la Fundación Pedro Barrié, así como la sociedad de inversión Financiere Tesalia y el Grupo Inditex, poseedores de un cinco por ciento de la entidad cada uno, también apoyan la integración, por lo que la decisión, avalada por el Banco de España, se da por hecho.

Sede de Banco Pastor en Madrid

La absorción mantendría a Banco Popular en la quinta posición de las entidades españolas por volumen de activos, sin variar su posición en el ranking y abriendo el camino para que otros ‘bancos medianos’ puedan seguir la misma senda. Hay que recordar que, de producirse, sería la segunda operación de estas características llevada a cabo por bancos, después de que el Sabadell y el Banco Guipuzcoano unieran sus activos a finales del año 2010, creando una nueva entidad capitalizada en unos 10.000 millones de euros.

De hecho, la decisión se produce la misma semana en la que el Banco de España haya dado por finiquitada la reestructuración de las cajas de ahorro, un arduo proceso que se inició con la fusión y mutación de algunas de las entidades financieras más sonadas del país, entre ellas La Caixa o Caja Madrid, y que ha tenido su corolario con la intervención del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria en las entidades con problemas de capitalización, como la CAM o NovaCaixa Galicia.

La unión entre el Banco Popular y Pastor supone algo más que la fusión de dos grandes bancos, significa el pistoletazo de salida para el proceso de reestructuración de la banca mediana, un sector que ha vivido al margen de los grandes procesos de recapitalización pero que se ve igualmente afectado por el incipiente problema de la crisis de liquidez derivada de la falta de fluidez del crédito interbancario.

Y es que, a diferencia de las cajas o los grandes bancos, estas entidades financieras tienen problemas para diversificar sus inversiones y abrir cuota de mercado, por lo que multiplican su esclerosis crediticia a la hora de absorber liquidez. El principal objetivo de todo proceso de absorción o fusión es claro: ahorrar costes ante la inminente crisis del crédito. La intención es buena, veremos si sirve de algo a la hora de aguantar el chaparrón.

Foto: Lofor, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...