2017, el año en que Suiza acabará con el secreto bancario

La Confederación Helvética completará este año el proceso iniciado en 2014 para cumplir con la convención internacional de intercambio de información.

suiza

La actualidad informativa no suele dedicar demasiado espacio a economías indudablemente sólidas aunque comparativamente pequeñas como la de Suiza. De hecho, cuando lo hace acostumbra a ser para denunciar que tal o cual personaje público dispone de cuentas no declaradas en el país helvético. Este tópico podría empezar a resquebrajarse en el año que acaba de dar comienzo. Suiza se prepara para despedir su polémico secreto bancario, una opacidad que, pese a haber sido notablemente matizada en los últimos años, seguía lastrando la imagen del país.

En 2017, Suiza completará el proceso de aceptación de las normas de la convención internacional sobre el intercambio de información financiera. El camino se inició en 2014, cuando las autoridades confederales ratificaron el acuerdo, y siguió en 2015 y 2016 con las aprobaciones del parlamento y de la ciudadanía, respectivamente. De este modo, Berna no obligará a los gobiernos extranjeros a realizar complejos trámites burocráticos para acceder a información sobre los productos financieros de sus ciudadanos investigados. Recordemos que hace ya algún tiempo que Suiza no puede ser considerada un paraíso fiscal.

Obviamente, el fin del secreto bancario no implica ni mucho menos la publicación de los datos de los depositantes extranjeros. Simplemente, los gobiernos cuyos ciudadanos dispongan de cuentas en el país alpino recibirán anualmente los datos preceptivos sobre estos productos. No existirá, por tanto, la posibilidad de que particulares o empresas escondan dinero en los bancos suizos, dado que sus gobiernos sabrán de la existencia de estos capitales y pedirán explicaciones por su no declaración.

Con esta decisión, histórica en muchos sentidos, Suiza nos recuerda a todos que la fortaleza de su economía no se explica exclusivamente por la opacidad de su sistema financiero (el sector bancario ni siquiera supone el 10% del PIB suizo). En realidad, el paso dado permitirá al país seguir vendiéndose como una plaza financiera de primer orden al no poder ser acusado ya de contribuir al fraude fiscal. El proceso se completará realmente en 2018, cuando la eliminación del secreto bancario se amplíe a los países emergentes.

Vía: ElBlogSalmón.

Foto: © gioiak2

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...