El efecto de morosidad en las Pymes

Las Pymes necesitan la ayuda de profesionales para conseguir realizar el cobro de facturas pendientes de empresas que no hayan pagado a tiempo

Morosidad en las empresas

Los estudios dejan clara una situación que está comenzando a ser preocupante para las Pymes: la morosidad está afectando a las empresas españolas de una manera desorbitada. Según las estadísticas más actuales, nada más y nada menos que uno de cada tres cierres de pequeñas o medianas empresas que se producen en nuestro país está producido debido a los problemas económicos derivados de no haber cobrado a tiempo las facturas emitidas hacia sus clientes. Esto lleva a que España haya registrado una cifra superior a 60.000 cierres provocados por la morosidad, lo que ha supuesto la destrucción de miles de puestos de trabajo de los que dependían muchas familias.

Este es un riesgo que las Pymes tienen que afrontar y que cada vez es más preocupante. El riesgo de realizar un trabajo, emitir una factura y no saber a ciencia cierta si se cobrará o no en los plazos convenientes, pone en situaciones muy difíciles a las pequeñas empresas que intentan salir adelante.

En estudios recientes acerca del estado en el que se encuentran las Pymes en España y su punto de vista hacia lo que les espera en los próximos años, un 50% asegura que su principal preocupación se encuentra en la morosidad. El trabajar para después no recibir su atribución correspondiente preocupa, y mucho, a estas empresas que tratan de salir adelante paso a paso y dependiendo de los distintos trabajos que aceptan.

El principal problema de las Pymes en este sentido se encuentra en que los plazos de pago se alargan más de la cuenta, llegando a resultar en deudas pendientes de pago que no deparan nada bueno para la pequeña empresa. En España es un problema que cada vez se sufre más, lo que lleva a la desconfianza con el trato hacia los clientes y a la imposición de exigencias y clausulas que acaban por no ser beneficiosas para los negocios. No es para menos dentro del panorama en el cual se mueven las empresas, dado que según las estadísticas, de toda la Comunidad Europea, España es el país que más premeditación tiene a la hora de solicitar encargos de los que luego no se realizará el pago o de retrasar estos periodos de pago. Aseguran las cifras de la Comunidad Europea que, aunque sorprenda, un 62% de los retrasos que se producen en los pagos en España se firman de forma intencionada y deliberada, con lo que eso implica para la sociedad emprendedora del país.

Otro problema en este sentido se encuentra en los pequeños márgenes con los que trabajan las empresas. Se ajustan los presupuestos al máximo para poder trabajar de forma constante y esto implica pérdidas si esos trabajos, ese 10% de beneficio, no se consigue llegar a ingresar.

La buena noticia es que hay especialistas en el sector empresarial que están dispuestos a echar una mano a las Pymes, ofreciéndoles unos servicios de calidad en lo relacionado con obtener pagos pendientes. El mejor ejemplo de ello lo encontramos en Geseme Legal, que actúa de una forma muy sólida y que ha logrado más de 5.000 casos exitosos en los que sus clientes han obtenido los pagos que tenían pendientes. Dicen que lo más importante para llevar a cabo el cobro de una deuda es solicitarla en un plazo de menos de 2 meses. Es el tiempo que se entiende como más correcto para conseguir recibir los pagos pendientes. Y aseguran que si se hace dentro de este margen, la deuda se cobra en el 87% de los casos. A medida que aumenta el periodo de tiempo acumulado por la deuda, se reducen las posibilidades de recuperar el dinero de cada una de ellas.

Cobrar una deuda en el mercado empresarial no es nada fácil, y por eso es mejor confiar en los especialistas de Geseme Legal que hacerlo por cuenta propia e invertir recursos personales en ello sin éxito. Los profesionales de esta entidad tienen un equipo totalmente especializado que sabe cómo gestionar el control de las deudas y de mantenerlas al día para conseguir que se abonen en el menor tiempo posible. Al mismo tiempo, hay total garantía de que el proceso de recuperación de los pagos pendientes se lleva a cabo con la máxima educación y dentro de los límites de cordialidad comprensibles. Además, GESEME Legal trabaja sin tarifas iniciales y solo cobra sus servicios por éxito, con un bajo porcentaje sobre recobro realizado y solo cuando el importe está depositado en la cuenta del cliente que ha solicitado los servicios de prevención de la morosidad. Esto es importante, porque ayuda a la Pyme a no perder un cliente que quizá le sigue interesando mantener con el paso del tiempo o del cual pueda obtener algún tipo de rentabilidad en el futuro.

Foto: Tax Credits

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...