¿Cómo funciona la Bolsa de valores?

¿Queréis entrar a operar en la Bolsa de valores pero no sabéis por dónde comenzar? Hay unos conocimientos básicos que os recomendamos tener.

Es muy posible que hayas oído hablar en multitud de ocasiones de la Bolsa de valores, pero que por un motivo u otro hayas preferido no introducirte en ella. No obstante, a diario hay más y más personas que se interesan por esta oportunidad de obtener un flujo de ingresos y de mejorar nuestra posición económica. Para comenzar tenemos que saber exactamente cómo funciona la Bolsa de valores y tener muy claros los aspectos fundamentales que evitarán que tomemos malas decisiones.

Tengamos en cuenta que la Bolsa de valores es un mercado en el cual se compra y se vende en base a ofertas de compra y de venta. Se trata de un sector en constante movimiento y cambio en el cual, en ocasiones, es posible encontrarse con auténticas sorpresas. Por ello, tener formación en bolsa es un aspecto que debemos valorar desde el principio.

Dentro de la Bolsa hay una serie de valores de acciones y valores que alcanzan un precio determinado por la cantidad que alguien está dispuesto a pagar por ellos siempre y cuando haya un vendedor dispuesto a venderlo por esa cantidad. Esto significa que el valor de una acción puede cambiar de la noche a la mañana y llegar a modificarse de forma notable en cuestión de días.

Lo más importante para que entendamos el funcionamiento de la Bolsa es comprender que existen dos tipos de órdenes: las de compra y las de venta. Las primeras son las que ponen los traders cuando están interesados en unas acciones determinadas. Por ejemplo, un trader puede querer adquirir un paquete de 10 acciones pagando 100 euros, deseo que se convertirá en su orden de compra. Esta orden de compra estará durmiente y a la espera hasta el momento en el que haya un vendedor que cumpla con una orden de venta que se cruce. Es decir, los vendedores ponen órdenes de venta de la misma manera y uno, por ejemplo, puede indicar una orden de venta de 10 acciones de esa misma empresa, pero pagando 150 euros.

Los 100 euros del comprador y los 150 euros del vendedor no se cruzarían y no permitirían que se produjera una operación financiera entre esas dos personas. La orden de compra se podría ejecutar de aparecer un paquete de acciones más económico y la orden de venta se llevaría a cabo si alguien las quisiera comprar a ese precio o a una cantidad superior.

Si una persona sin límites financieros diera una orden de compra para adquirir 10 acciones de esa empresa sin importarle el precio, lo que terminaría pagando serían los 150 euros estipulados por el vendedor. Si quisiera 20 acciones, se llevaría las 10 acciones de 150 euros y las siguientes 10 acciones que se encontraran en el mercado, aunque estas tuvieran un coste de 200 euros. Al realizar esta operación, las acciones adquiridas pasarían a tener el último valor pagado en el mercado, en este caso los 200 euros.

Esta es una pincelada del complejo sistema por el cual funciona la Bolsa de valores, algo para lo cual es recomendable tener una buena formación en derecho bancario que nos permita entenderlo todo a fondo y poder responder a cualquier exigencia o necesidad que nos encontremos.

Dicho esto, si queremos dominar realmente la Bolsa, ¿Qué es lo que deberíamos saber? ¿qué tener en cuenta para convertirnos en unos expertos? Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de conseguir un conocimiento del mercado financiero de nivel avanzado, el cual nos permita dar respuesta a cualquier tipo de situación con la cual nos podamos encontrar. Esto lo lograremos conociendo los distintos métodos existentes para poder realizar inversiones en Bolsa y poniendo en práctica cada uno de ellos en situaciones reales.

También necesitaremos saber realizar la gestión del margen de riesgo de inversión al que nos podemos exponer en las operaciones que realicemos, plantear todas nuestras operaciones con planificación y estrategia, así como con el uso de software financiero que nos aporte un punto de apoyo adicional. Por otro lado, si queremos asentarnos en Bolsa y poco a poco abrirnos camino para llegar más lejos, será crucial que lleguemos a tener una cartera de valores en la cual nos fijemos a medio-largo plazo a fin de tener siempre posibles inversiones a nuestra disposición con buenos resultados.

Pero sobre todo tenemos que entender que el trading requiere práctica y estudio, conocer el mercado y no dejar ningún tipo de detalle en el aire. Se trata de un sector financiero en el cual nunca dejamos de aprender y que nos puede proporcionar muchas oportunidades de éxito, aunque también momentos difíciles en los que se pondrá a prueba todo lo que hayamos aprendido. Por eso es necesario avanzar paso a paso, saber siempre qué estamos haciendo y en base a qué factores tomamos las decisiones que tomamos.

La Bolsa nos puede sorprender de forma muy positiva y convertirse en el suplemento financiero que necesitábamos para vivir mejor o incluso podría llegar a convertirse en nuestra principal fuente de ingresos cuando lleguemos a dominar las operaciones de compra y venta.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...