Una cuenta corriente tributaria exclusiva para cada compañía

Hoy vamos ha hablar de la posibilidad de hacer más sencilla y sin complicaciones la posibilidad de activar un criterio de caja en IVA. Esto ayudaría a ver en tercera persona el actual proceso que sufren los contribuyentes con Hacienda y se podría tener una idea aproximada de la situación real de las facturas pendientes con la administración.

Anotar las liquidaciones positivas de los impuestos a los que se estamos sujetos

Actualmente todos los tratos entre autónomos y empresa con la Agencia Tributaria siguen estando configuradas de un modo en el que sale perjudicando muy gravemente a los respectivos contribuyentes.

En varias ocasiones ya se ha nombrado la posibilidad de hacerla más flexible con la ayuda de una posibilidad de compensar impuestos o de poner en practica el criterio de caja en el IVA. Lo que hacer tirar atrás este proceso es que al Estado no le interesa perder una la principal vía de financiación.

Si existiera una persona responsable de preocuparse del largo plazo y de no dejar perjudicado al contribuyente en cuestión, otro gallo cantaría, ya que se le podría ocurrir un nuevo sistema, el cual mejorara este aspecto y una de esas ideas resultaría ser que cada empresa tuviera dispusiera de una corriente tributaria.

Este proceso no presenta posibles complicaciones, ya que por un lado llevar un registro de todas las liquidaciones positivas de los impuestos y por otro el número de liquidaciones negativas de los mismos conceptos. Si el resultado sería lo que determinaría si habría una única cuota a pagar o a compensar en la próxima campaña.

Gracias al sistema actual de transmisión telemática el procedimiento resulta ser mucho más sencillo, únicamente con enviar las liquidaciones individuales de cada impuesto, acompañado de un informe resumen con todos los resultados de las mismas, ya daría la cifra exacta que quedaría a compensar.

De este modo se tendría una imagen actual de la situación que sufre el contribuyente respecto a Hacienda, e incluso permitiría compensar los posibles créditos pendientes con tesorería pública aplicándolos a otros impuestos.

Si no estableciéramos de un modo mucho más formal el criterio de caja en el IVA, este podría deducir el IVA de facturas pendientes de cobro de otras Administraciones Públicas, de forma que no se declaren hasta que no se realize el cobro.

Para llevar a cabo todo este proceso es necesario toda un gran dedicación para la Administración, ya que supone renunciar a una gran cifra de dinero que sirve para financiarse gratis y que en caso de tener que devolver  lo abonan cuando ellos deciden.

Actualmente todo este proceso sigue siendo una fantasía ya que en el momento en el que nos encontramos se busca desesperadamente aumentar los ingresos del Estado a costa de quien sea y como sea.

Foto: mis.lila

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...