¿Qué es esto de la reputación?

Cómo ya comentamos en otro post en el que apuntábamos los tres pasos fundamentales para mantener bien nuestra imagen en Internet, gestionar la reputación es una acción importante para todos. Tanto para empresas, pero como bien saben sus responsables de marketing online, también para particulares.

Aprender sobre reputación es fundamental para empresas y usuarios

Y es que seguramente si preguntáramos si es importante que una empresa gestione su reputación, la mayoría de la gente respondería afirmativamente sin dudar ni un sólo minuto. Pero si pidiéramos si es necesario que se gestione la reputación personal de cada uno de nosotros, entonces las respuestas serían más variadas. Muchos quizás creen que eso de gestionar la reputación es cosa de las grandes empresas o de los famosos. Si es así, este artículo pretende demostrar que gestionar la reputación es importante para todos. Y si aún no lo tenéis claro, continuad leyendo un poco más sobre reputaciones, imágenes y lo que los demás piensan de nosotros en la Red de Redes.

La reputación es la percepción que tienen de nosotros el resto de personas. Es decir, cómo nos ven globalmente hablando. Es eso que muchas veces en lenguaje coloquial llamamos “prestigio” o “fama” (aunque el significado de este término se ha distorsionado mucho últimamente).

El concepto de reputación no es nuevo. Podríamos decir que es tan antiguo como el ser humano. Ahora, sin embargo, a menudo oímos hablar de la importancia de gestionar la reputación digital. No se trata, como hemos dicho, de algo nuevo, sino de una nueva dimensión. Si antes las empresas cuando gestionaban su reputación sólo debían hacerlo a nivel offline, ahora han de añadir un nuevo escenario: el digital. Y eso cambia un poco las reglas del juego.

En la formación de la reputación (online y offline) influyen dos factores:

  1. Lo que nosotros hacemos y decimos de nosotros mismos
  2. Lo que los demás dicen de nosotros (fruto de lo que han oído o de su interacción directa con nosotros).

El primer factor lo podemos controlar, porque depende sólo de nosotros. En las empresas, el departamento de comunicación se encarga de esta parte, a través de notas de prensa, organización de eventos, gestión de entrevistas y apariciones en los medios de comunicación… El segundo factor es externo y depende de terceras personas, así que no lo podemos controlar. Podemos intentar, eso sí, gestionarlo. La Red nos ayuda a hacerlo de una manera muy importante. En una siguiente entrada veremos como gestionar nuestra reputación online convenientemente.

Foto: Boellstiftung

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...