Palabras clave, la clave de la monitorización

Hoy en día nadie duda de que la clave de la monitorización son precisamente las palabras clave. Porque si está claro que necesitamos de un objetivo y una metodología para llevar a cabo el proceso de monitorización, sin una buena selección de las palabras que utilizaremos, no seremos capaces de hacer lo que se dice una esmerada «escucha activa». Y este es un elemento al que cada vez prestan más atención las compañías, sabiendo de la importancia de la presencia en la red y que el valor que ello puede aportar a la compañía y a su propia economía.

La importancia de las palabras clave para la monitorización

Si miramos la definición de «palabras clave» en la Wikipedia encontramos que éstas son términos que utilizan los usuarios de Internet para buscar contenido en la Web a través de los motores de búsqueda, y que representan hoy en día la base sobre la que se sostiene el posicionamiento en buscadores, además de ser uno de los factores determinantes a la hora de planificar estrategias y marketing online.

Dos aspectos interesantes que podemos extraer de esta definición. En primer lugar que son la forma de obtener resultados a las preguntas que nos hacemos como usuarios de la red. Así que si somos una empresa y queremos saber si alguien habla de nuestra marca y qué dice, qué haremos… Pues, ir a Google o cualquier otro buscador y escribir el nombre de nuestra marca. El nombre de nuestra marca se transforma así en una de las palabras clave que deberemos tener en cuenta a la hora de iniciar un proceso de monitorización. Pero, ¿qué pasa si aparecen resultados que no tienen que ver con nuestra organización? Pues puede ser porque quizás el nombre que indicamos sea algo genérico o haya otras «entidades» que se identifiquen con la misma palabra.

Para salir de esta situación y conseguir resultados que nos den información de calidad y que eliminen cualquier tipo de ruido, tendremos que añadir otra palabra o palabras que acaben de concretar lo que buscamos, como por ejemplo el sector al que pertenece la organización. Esta agrupación de palabras la llamamos «long tail» o palabra clave larga cola.

Aparece, por tanto, otro concepto a tener en cuenta en la identificación de las palabras clave que definen una organización y, por tanto, en el proceso de monitorización, que nos permitirá ser más cuidadosos y obtener resultados más cualitativos. Es muy importante fijarlo todo al máximo para hacer un seguimiento real de nuestra marca.

Foto: Clearlytoomuch

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...