Luchemos contra los prejuicios asociados al software de código abierto

Los vendedores de soluciones de software open source entablan una lucha diaria contra los prejuicios que circulan sobre las aplicaciones empresariales libres, esto ocurre a pesar de cada vez hay más empresas que utilizan software de código abierto que atestiguan el éxito de sus proyectos. Pero es particularmente sorprendente que sigan circulando ciertas ideas erróneas, de hecho, ideas que a menudo contradicen todo lo que realmente representa el software de código abierto.

La realidad que vivimos en nuestro país nos muestra que muchas empresas utilizan las soluciones de código abierto con reservas y siguen invirtiendo enormes cantidades de dinero año tras año en software propietario tradicional (cuando no se buscan la vida para piratearlo). En términos estratégicos, no tiene sentido, sobre todo cuando aparecen en el mercado más y más alternativas de código abierto que ofrecen los mismos niveles de potencia y fiabilidad que sus equivalentes privativos, especialmente costosos. Estamos hablando de aplicaciones empresariales que en muchos casos pueden suponer un coste cero.

Mi experiencia personal dice que las empresas comienzan a utilizar el software de código abierto para pequeños proyectos de alcance limitado, cuando estos proyectos funcionan bien, poco a poco amplían su uso a otras áreas. Sin embargo, cuando les planteas la sustitución de alguna suite de pago las respuestas de los responsables derivan a que no saben si el software de código abierto es seguro, a que los costes «ocultos» son considerablemente altos, a que cuando hay problemas tienen que resolverlos ellos solos…


La mayoría de las preocupaciones se refieren a la comercialización y la seguridad del software de código abierto. El mito que circula por la red afirma que el software libre es desarrollado por una comunidad en el anonimato. Así pues, usted -usuario final- nunca podría estar realmente seguro de que todos los componentes se pueden utilizar de forma gratuita o de que los desarrolladores no ocultan spyware en el código fuente. Mi experiencia es que la mayor parte del software libre con cierto renombre es desarrollado por un equipo de desarrollo dedicado. Es su proyecto y viven de ello. No seamos paranoicos.

Más allá de lo que se ha dicho, también hay un temor de las empresas en relación con los programas informáticos de código abierto en comparación, que puede resumirse de la siguiente manera: «No hay ningún cargo…«. Es decir que no tenemos ninguna garantía de que el software es lo suficientemente flexible y escalable para soportar las normas establecidas, lo que significa que no pueden integrarse en entornos heterogéneos. Por eso algunas empresas se están alejando de las ofertas de código abierto cuando se trata de «procesos críticos». Esto está muy lejos de la realidad. Hay pruebas de que el software de código abierto es generalmente más flexible que el software propietario. La comunidad apoya pruebas a escala muy grande y cada desarrollador tiene una configuración de sistema diferente. Si una función o una interfaz falta, los programadores pueden desarrollar fácilmente y difundirla, a través de la organización con una comunidad abierta. Cientos de componentes y conectores se han creado, incluyendo conectores SAP, lo que demuestra que el código abierto también constituye una forma muy efectiva de mejorar las tecnologías existentes.

Cualquiera que haya estado conectado siempre con un servicio de asistencia, sabe en qué medida el apoyo de una comunidad puede complementar el de la empresa que publica el software. Con miles de programadores, que conocen el código del software, los problemas se resuelven con mayor rapidez ya menor costo. Además, muchos proveedores de código abierto ofrecen asistencia técnica específica para las empresas, ofreciendo la misma atención y el mismo compromiso de servicio que los proveedores tradicionales. La única diferencia radica en el hecho de que el costo representa sólo una parte de lo que supone el coste de las soluciones propietarias comparables.

Uno de los prejuicios más persistentes es reiterar que el software de código abierto no es realmente libre para las empresas, debido a los considerables costes ocultos, incurridos por ejemplo, aumento de los costes de administración o tiempo de inactividad causados por la falta de apoyo técnico. En primer lugar, es cierto que en el desarrollo de un negocio, incluso de código abierto no puede ser totalmente gratuito. Incluso si no hay costes de licencias, implantación y mantenimiento debe haber al menos un hardware y personal que mantenga ese software. Sin embargo, el coste de un sistema de código abierto sigue siendo muy inferior al equivalente de las soluciones propietarias.

Los evangelistas de las soluciones de código abierto deben empezar ahora a hacer frente a estas ideas falsas que han plagado el sector del código abierto, para aumentar la adopción y fomentar la mejora de la tecnología. Está claro que estos mitos se han diseminado por un malentendido – hasta cierto punto, el software de código abierto es todavía muy nueva para muchas industrias. Sin embargo, hoy está demostrado que el código abierto está a la par con tecnologías propietarias.

Para seguir siendo competitivos, es esencial que los administradores de sistemas se muestren interesados en el software de código abierto como parte de su observación de la tecnología cotidiana. Hay muchas historias que describen el éxito de proyectos de código abierto y ponen de relieve los beneficios disponibles para las empresas. Esto no sólo es fundamental para el éxito del software de código abierto, sino también nuestra cultura tecnológica, hay que abrir en lugar de limitar. Romper esos prejuicios nocivos será uno de los aspectos importantes del desarrollo y las tecnologías del futuro.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...