Los incentivos económicos para la creación

Tom Wujec hace ya varias temporadas realizó una charla donde expuso cuales eran las autenticas hablididades para la capacidad de creación en la empresas y si la mejor recompensa para ello eran los incentivos económicos. Pink se empeña en presentar los experimentos como auténticos hechos, de este modo ya se supone que su explicación es una realidad.

Los incentivos económicos para tareas creativas

Muchas veces entramos en la idea de que los incentivos extrínsecos son de los más importantes. Ya no desde el nivel de los intrínsecos, ni de la automotivación, ni del sentido de pertenencia, pero sin ninguna duda muchas veces se ha creído que eran imprescindibles.

En el momento en que uno ve vídeos como el de Tom Wujec y su experimento de las torres de malvavisco le entran una serie de dudas y miles de preguntas, relacionadas con el mundo laboral. Y es que los incentivos económicos muchas veces no funcionan como se esperan en las tareas donde es imprescindible la capacidad de creación.

Tom Wujec ya hizo una charla donde ya se plantó si las personas o grupos eran consientes del problema y de si sus habilidades eran realmente bajas y si los incentivos económicos eran desfavorables. En sentido contrario, para los grupos preparados para realizar estas tareas suponen un gran estimulo a la hora de facilitar la consecución de los objetivos principales. Pero aun así hay muchos que aun no lo ven tan claro.

Dan Pink decidió realizar una serie de experimentos para demostrar su ideas principales de que  las tareas creativas e incentivos no encajan tan bien como parece, los incentivos económicos son contraproducentes más allá de las labores repetitivas y al mismo tiempo dificultan el trabajo. Teniendo en cuenta que las tareas creativas son la esencia de los puestos de trabajo que actualmente son más cualificados.

En el momento en que Pink se empeña en presentar los experimentos como auténticos hechos, dado por sentado que lo que está explicando es una interpretación de los hechos, que no los hechos en si. La cuestión que nos planteamos es que si realmente funcionan las recompensas en el mundo empresarial igual que lo hacen en los experimentos.

Es una realidad que existen elementos en ambas presentaciones que debemos tener en cuenta. Y es más, los incentivos deben estar orientados a lo que deseamos y no deben contribuir a ocultar lo que estamos buscando. Una política de incentivos tiene consecuencias.

La autentica realidad es que como más creativos seamos, necesitaremos motivaciones mucho más complejase intrínsecas.  Muchas veces el creativo no quiere un bonus, sino que desea sentirse reconocido por la empresa, ya sea con una felicitación de parte de los superiores o simplemente con un gesto de encajar la mano.

Foto: @alviseni

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...