El eterno debate sobre la privacidad en la red

China continúa endureciendo sus medidas de Internet. Esta semana, se han hecho públicas las propuestas del gobierno para evitar el anonimato en la red, además de controlar las empresas que se dedican a la comunicación on-line sobre los datos e informaciones que disponen. Con esto, vuelve a plantearse el eterno debate de la libertad de expresión en Internet y la privacidad en la red. Obviamente, la situación de China es grave, que durante muchos años se ha dedicado a censurar páginas web y blogs para que los ciudadanos no puedan acceder a ciertos contenidos diferentes a los del régimen. Pero eso sí, en el otro lado, la libre circulación propia de los estados capitalistas, se critica que perjudica la privacidad de los usuarios y no hay medidas efectivas para frenar las ansias de obtener datos por parte de las empresas más grandes.

Privacidad Internet

Muchas veces se plantea la pregunta de dónde está el límite para la privacidad de los usuarios. El motor de Google guarda todas las búsquedas realizadas e incluso los contenidos de los correos electrónicos de Gmail con fines comerciales. Esta información se queda guardada en su base de datos para ofrecer posteriormente aquellos anuncios que cree que son más efectivos para la personalidad de los usuarios. De modo que el buscador dibuja un perfil de cada navegante en la red en función de lo que busca y lo que escribe, ya que, en principio, buscará o hablará sobre sus intereses o su forma de ser.

Pero esto es criticado por muchas personas, ya que ven que, en el fondo, se está violando su privacidad por unos fines económicos. Google siempre ha explicado que las informaciones de los usuarios están guardadas en bases de datos y que no se hace más nada, al igual que no se leen los correos electrónicos, sino que se escogen las palabras más significativas. Sin embargo, ante esto, los usuarios continúan haciendo búsquedas y navegando por Internet, sin ninguna preocupación aparente.

A principios del 2012, la Comisión Europea elaboró una ley que exigiera a las diferentes empresas on-line un permiso por parte de los usuarios para que sepan en qué se utilizarán sus datos personales. Pero en Internet, esos datos son muy preciados e incluso tienen precio por parte de los anunciantes. Los diferentes estados intentan proteger a los usuarios pero sin dañar tampoco los intereses empresariales, de modo que la situación es muy complicada.

En Estados Unidos la información y los datos personales son un producto más, pero en Europa no se desea llegar a ese punto ya que también se ponen por medio los derechos de los consumidores. Pero se produce una especie de bucle entre consumidores y empresas en Internet por una fuerte dependencia a Google, para buscar contenidos o para buscar posibles compradores.

Foto: o5com en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...