¿Con qué programa debería comunicarme con mis empleados?

¿Está bien que usemos WhatsApp para comunicarnos con nuestros empleados o deberíamos hacer uso de otro método?

Usando Skype

Para algunos ejecutivos es complicado llegar a tomar una decisión sobre la forma en la que deberían comunicarse con sus empleados. Damos por entendido que nos referimos a los profesionales de empresas pyme y de compañías donde no hay un departamento que gestione este tipo de proceso, quedando así en manos del propio emprendedor. La pregunta es consecuente y complicada al mismo tiempo, ¿qué programa usar y dónde debo establecer los límites para que la comunicación se enmarque dentro de los niveles adecuados en una empresa?

Lo primero que vamos a dejar claro como aviso a navegantes y que así sirva para despejar la duda inicial es que WhatsApp no es precisamente la opción más adecuada para llevar a cabo este tipo de comunicación. ¿Por qué? Os podríamos dar muchos motivos, pero la realidad es que no es la aplicación de más confianza, seguridad y privacidad que podemos encontrar. Por otro lado, nos parece un método demasiado personal como para que lo compartamos con los empleados.

Y pensad una cosa, si tenéis los WhatsApp de vuestros empleados y ellos el vuestro, las posibilidades de que en algún momento ellos os manden un mensaje por error que no procede o que lo hagáis vosotros son enormes.

Resuelta esta duda extenderemos la recomendación a las demás aplicaciones similares que podemos encontrar. La única excepción la haremos con Skype, porque dispone de modos de uso más personalizables y profundos que sí permiten gestionar una forma de comunicarnos con empleados sin que tengamos que sufrir escenas inesperadas. Pero si lo que necesitamos es una forma de estar comunicados y no un sistema de mensajería inmediata, que quizá es demasiado exagerado para el trato con el empleado, lo mejor sería que utilizáramos programas de team working. En este grupo incluiríamos Slack, Trello y similares propuestas que permiten cruzar mensajes y tareas.

El objetivo general es que tengamos un buen método de comunicación, pero que sepamos que hay que marcar los límites y que nuestros hábitos personales no deberían ser aplicables al trato que tenemos con nuestros empleados. No podemos plantearnos eso de “ha leído mi WhatsApp y no me ha contestado” con un empleado, porque la situación no puede salir bien de ninguna de las maneras. Por eso entre todas las opciones, si buscáis algo más inmediato que Slack, lo ideal sería optar por Skype y sobre todo aprender a usarlo de la forma más cómoda en el trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...