Vuelve la manzana envenenada de la venta a corto

La Comisión Nacional del Mercado de Valores levanta el veto a las operaciones a corto en la bolsa. La medida podría reeditar las inversiones especulativas sobre activos de bolsa o deuda.

¿Cómo se sentiría si alguien vende su casa antes de comprársela y especula para que ésta pierda valor, volviéndola a comprar posteriormente a un precio inferior (y embolsándose la diferencia)? ¿Qué opinaría si descubre que dicha práctica es una de las operaciones más extendidas por los llamados ‘hedge funds, (fondos de inversión de renta variable), sobre los mercados, ya sean de deuda, divisas o acciones? Las famosas operaciones a corto, detonante de tantos repuntes de las primas de riesgo, vuelven a estar en boga después del levantamiento del veto adoptado por la CNMV en agosto de 2011. El organismo regulador ha tomado dicha decisión siguiendo los pasos de Francia y Bélgica, pero en nuestro país existe un riesgo aun mayor: el sometimiento de las entidades financieras. La medida, que ha sido puesto en duda incluso por el Ministro de Economía, Luis de Guindos, podría desbaratar las previsiones de ajuste del Gobierno, máxime cuando Bruselas y los mercados vuelven a tener a España en el punto de mira.

Goldman Sachs apuesta contra España

El veto a las opciones a corto se impuso el año pasado como consecuencia de los vaivenes originados a raíz de las sucesivas crisis de la deuda pública. Esta clase de operaciones ‘al descubierto’ permite la inversión sobre títulos que no se poseen realmente, sino que se toman ‘prestados’ a las entidades de intermediación, bancos o gestoras, con lo que conllevan grandes riesgos de inversión aunque permiten multiplicar el dinero en juego, y, por tanto, las ganancias. Muchas fueron las voces que criticaban que detrás de la escalada de la deuda griega estaban agencias de inversión que especulaban apostando a la baja la rentabilidad o incluso el  impago de la misma, con lo que diversos países, entre ellos España, Franca e Italia, decidieron poner coto a este tipo de operaciones especulativas.
Ahora estos ‘hedge funds’ bajistas pueden atacar de nuevo a nuestras entidades financieras, sumidas en un arduo proceso de reestructuración para el cual deberán financiar hasta 50.000 millones de euros. La medida podría tirar por la borda los trabajos de recapitalización de las entidades financieras desarrolladas por el Gobierno y la emisión de créditos a bajo interés realizados por el Banco Central Europeo. Aun así, otras fuentes gubernamentales señalan que el veto a las operaciones a corto‘es de escasa efectividad’ y ha ‘afectado al volumen y calidad de los títulos contratados en bolsa’. El tiempo a corto dirá si es peor el remedio o la solución. De momento, Goldman Sachs ya ha apostado 440 millones contra España. Se levanta la veda.
Foto: VladLazarenko en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...