Una plataforma independiente trata de competir con la librería de Amazon

Bookshop llega con la intención de ayudar a esas pequeñas librerías de barrio a que tengan la posibilidad de vender online.

Como posiblemente recordéis, los orígenes de Amazon están relacionados con la venta de libros. Tiempo atrás se vendían muchos más libros físicos que ahora, ya que los eBooks en cierta manera han llevado a que su volumen de ventas se reduzca. Además, eran tiempos en los que la lectura estaba más introducida en los hábitos de la sociedad, algo que ha ido cambiando poco a poco.

Cuando Amazon nació, le hizo mucho daño a negocios locales, a esas típicas librerías de barrio que son tan frecuentes y en las que además de comprar un libro, de saborear en la nariz el aroma de las páginas o de hablar con el dependiente para recibir recomendaciones, puedes participar en actividades y todo tipo de propuestas que te involucran más con el mundo de la lectura (como las inolvidables sesiones de firmas con autores).

En el tiempo que lleva Amazon imponiendo su ley, multitud de estas librerías locales han cerrado. No han podido afrontar la crisis ni los problemas de la pérdida de ingresos. Ha sido demasiado duro como para poder seguir plantándole cara al gigante electrónico, que no deja de apretar y de cautivar para que compren libros online incluso a quienes más le gusta ir a la tienda.

Por suerte, parece que alguien está intentando ayudar a las pequeñas librerías para que puedan combatir con Amazon de tú a tú en el territorio online. Se trata de Bookshop, plataforma de venta online que ha comenzado poco a poco, pero que está tratando de llegar muy lejos con la intención de demostrar que no hay nadie imparable, ni siquiera una tienda como Amazon que está en boca de todos.

Lo que proporciona Bookshop es una herramienta con la cual los propietarios de pequeñas librerías tienen la oportunidad de crear su propia tienda virtual en poco tiempo y así comenzar a vender. Se proporciona un amplio soporte a los vendedores y estos pueden conservar su comisión del 30% sin realizar prácticamente ningún sacrificio solo por estar vendiendo en la plataforma. Lo único que se les descuenta aparentemente a los vendedores es un 10% de lo que vendan, cantidad que va a parar a un fondo a beneficio de las librerías independientes. Al terminar el año, este fondo se dividirá entre todas ellas y se les entregará la cantidad que les corresponda.

Además, este fondo se repartirá entre todas las librerías, y no solo entre las que tengan su propia tienda dentro de la plataforma. Posiblemente esto ayudará a que una mayor cantidad de locales no se lo piense demasiado y termine trabajando con ellos para que, entre todos, se puedan enfrentar a la gran amenaza que supone ser Amazon para este tipo de comercio tan clásico.

De momento hay algunas librerías de Estados Unidos que ya han comentado que han obtenido unos buenos resultados a través de la venta en esta plataforma. En especial les ha venido bien tener acceso a ello debido a la COVID-19, ya que las ventas presenciales se han congelado al tener que cerrar las tiendas temporalmente. Al menos, mencionan, han tenido un buen incremento de ventas online y esto es lo que les está permitiendo mantener cierto volumen de ingresos con el cual sobrevivir.

El éxito que está teniendo la plataforma ha llevado a que se inaugure una delegación en Reino Unido, donde se busca proporcionar el mismo tipo de soporte a los dueños de librerías que tengan problemas para establecer una presencia online con la cual plantar cara al gigante electrónico. Las previsiones son idénticas a las de Estados Unidos, esperándose que cada vez haya más pequeñas librerías que abran una tienda online dentro de Bookshop y que así puedan ofrecer a sus clientes una nueva manera de ofrecer sus libros.

Algunas de estas tiendas comienzan poco a poco, introduciendo sus novedades en el formato online para que los clientes las puedan comprar. Otras están dedicando más recursos e incorporando todos sus libros, incluso los de catálogo y los títulos de segunda mano, que suelen ser aquellos libros más populares en sus tiendas. Poco a poco la intención es que online se pueda acceder a tantos libros como en las propias librerías, aunque se espera que esto no cambie el interés que hay en visitarlas.

Al fin y al cabo, como decíamos, este tipo de librerías hacen un trabajo social y no son solo un mero escaparate donde vender libros. Hay mucho más en lo que aporta una librería a la experiencia general de quienes disfrutan con la lectura. Después del coronavirus, cuando todo vuelva a la normalidad, presumiblemente las ventas físicas y online se estabilizarán y se encontrarán en equilibrio. Así se puede deducir de algunos de estos comercios de Norte América que ya han abierto sus puertas y que están obteniendo de nuevo la visita de sus clientes más fieles y asiduos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...