Una crisis que nos convierte en pobres españoles

Cada vez son más personas las que pierden un trabajo, han agotado su prestación por desempleo, sus hijos no encuentran un empleo y las facturas siguen llegando a su buzón. La sociedad española dormita en un estado zombie. ¿Cuándo decidiremos cambiar las cosas? ¿Dejaremos que nos guíen por dónde quieran? Quizá el próximo pobre seas tú.

La situación de España empeora por momentos. Cada vez son más las personas que ya son pobres o están al borde de caer en la pobreza. No se nota, no se ve, porque silenciosamente y de forma inadvertida es cuando se presenta en tu puerta. La pobreza crece en una crisis sin fondo instalándose cerca tuyo y como si de alguien más en tu vida se tratase. El paro ha gangrenado a 5,6 millones de personas. Las deudas, los cobros, las facturas se acumulan, los recortes tan hachazos, se agotan los ahorros y no hay empleo. El techo peligra o en otros desafortunados casos, desaparece para siempre.

¿Qué hacer en una situación así?. Lo más común es mudarse a casa de los familiares, a pisos compartidos y para el peor de los casos, la calle. Calle que cobija miles de personas, vidas ajenas a las nuestras pero que de no hacerlo bien, podrías ser tú, o yo. Vidas precarias extendidas sin freno, no hay redes de apoyo, como la familia, y que desgraciadamente se convierte en exclusión social. Es un juego muy sencillo, es el típico tobogán en el que jugar. Cuidado, no tropieces y caigas por el tobogán que de ser alguien te lleva a lo más bajo de la sociedad. Cada tramo en ese descenso es cada vez más rápido, va ganando velocidad a cada tramo que bajes.

La pobreza azotará a España un 25% más.

Llama la atención la cantidad de albergues en España que no dan a basto, también aquellos en los que se alternan los días de la gente que acude para que haya un reparto mayor entre los solicitantes necesitados y sea un reparto equitativo, como los recortes económicos que se hacen vestido de traje, con aire acondicionado y pisando moqueta de «la cara». Hay albergues en lista de espera señor Rajoy, ah y no olvide traerse a su amiga Andrea Fabra consigo. Nos viene bien un poco de ayuda y humildad.

Ganamos la Eurocopa, somos los más grandes. Sinceramente, España será recordada en 2012 no por la Eurocopa señores, si no por los 5,6 millones de empleos y decenas de embargos que han desaparecido por la tormenta «crisis». 300.000 ejecuciones hipotecarias desde hace 5 años, muchas de ellas son desahucios, muchos de ellos se suman por los motivados por el impago de un alquiler.

El colchón familiar es la protección más fuerte. En muchos casos, quienes soportan la situación son los abuelos. Abuelos que acogen a hijos y nietos en casa, que tratan de cubrir también las necesidades ajenas con sus propios ingresos, con sus escasos ingresos y que bien merecidos son después de toda una vida trabajando.

Pero el perfil de pobre ha cambiado respecto a las crisis anteriores. El título universitario ha dejado de ser un gran escudo en un país de hipotecados, los ciudadanos tratan de mantener la vivienda a toda costa. Perderla es el último peldaño en una caída para la que muchos carecen de red. ¿Podemos despertar ya España?

Foto xornalcerto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...