Un príncipe saudí lleva a la revista Forbes a los tribunales por infravalorar su fortuna

El príncipe saudí Alwaleed bin Talal demanda a la revista Forbes ante el Tribunal Superior de Londres por difamación al dar una cifra errónea de su patrimonio

revista forbes

La revista Forbes afronta una demanda por no haber ajustado bien sus cálculos a la hora de elaborar su particular ranking de las mayores fortunas del mundo. Alwaleed bin Talal, príncipe de Arabia Saudí, no ha dudado en acudir a los tribunales al entender que el medio de comunicación estadounidense ha subestimado el alcance de su poder adquisitivo dando una cifra inferior a la que, según este miembro de la realeza, asciende su patrimonio.

La lista publicada por Forbes cuantificó en 15.080 millones de euros -20.000 millones de dólares- la fortuna del príncipe. Un peso económico que le situaba en la posición número 26 de esta tabla, en la que encuentran su sitio los nombres más influyentes económicamente hablando del planeta. La plaza no ha contentado en absoluto al magnate saudí que insiste en que hay un desfase de cerca de 7.328 millones de euros entre la realidad que presentan sus cuentas y los números publicados por la revista -9.600 millones de euros de diferencia por los que Alwaleed bin Talal está dispuesto a pelear para que se le reconozcan.
En su argumentación, el afectado advierte de que en este cómputo no se han tenido en cuenta el importante número de participaciones en empresas de todo el mundo en las que tiene invertido su patrimonio. Con el objetivo de dejar las cuentas claras, la causa se encuentra ya en manos del Tribunal Superior de Londres en forma de denuncia por difamación. Un paso que salpica de manera directa al director de la revista estadounidense, Randall Lane, así como a los dos redactores que trabajaron en esta información.

Por si las cosas no habían quedado claras, este príncipe saudí ha puesto en manos de la Justicia y de los medios de comunicación un listado de enseñas en las que tiene invertida su fortuna entre las que destacan empresas punteras como Apple o News Corporation.

La decisión adoptada por Alwaleed bin Talal no ha sorprendido demasiado dado el estilo de vida y la apuesta por la ostentación que ha hecho públicas en ocasiones anteriores. Una forma de ser que encuentra algunos ejemplos en cuestiones como el encargo que realizó para que se le fabricara un trono confeccionado en oro que preside el espacio central del avión privado en el que se desplaza.

Fuente: Expansión

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...