Un incendio en la cárcel de Honduras provoca 355 muertos

Han muerto 355 personas en un incendio en la cárcel Granja Penal de Comayagua, en Honduras. A las 10.50 de la noche (5.50 hora española), empezó un incendio en la cárcel, que se encuentra a 90 kilómetros de Tegucigalpa, la capital. Las llamas se expandieron por los ocho pabellones de la prisión donde residían unos 845 presos, cuando la cárcel solo está habilitada para 400 reclusos.

Los bomberos controlaron el fuego en 40 minutos, pero en ese tiempo las instalaciones quedaron prácticamente calcinadas. El gobierno está barajando dos hipótesis de lo sucedido: un cortocircuito o la idea de dos reclusos de quemar un colchón para crear el caos y lograr escapar.

El número de heridos todavía no es muy concreto, la mayoría se encuentran en el Hospital Santa Teresa de Comayagua, los que están ilesos ya han regresado al penal, pero por ahora lo más difícil es encontrar los cuerpos de los fallecidos. Hay cuerpos que están el 80% calcinado, de modo que para los forenses la identificación es muy complicada. El jefe del Cuerpo de Bomberos explicó que han encontrado muchos cuerpos apilados en el interior de los módulos, ya que “seguramente intentaban, pero no pudieron, escapar del fuego”.

También hay un centenar de desaparecidos que se pueden haber fugado. En el periódico hondurés El Heraldo, un recluso explicó que los guardias no les protegieron de las llamas. Según él “cuando empezó el fuego les gritamos a los que tenían las llaves y no quisieron abrir, más bien nos dispararon”, pero su versión no concuerda con la del Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, que dice que “los quemados no tienen lesiones de ninguna otra clase que las quemaduras propias”.

La situación es muy tensa, centenares de familiares se enfrentaron a la policía para conocer información sobre los suyos, pero respondieron dispersando gas lacrimógeno. La única información que se da es que los cuerpos se encuentran en Tegucigalpa y que su identificación será lenta. Los familiares y diferentes organismos internacionales han pedido que se entreguen los cuerpos sin autopsia para que sean reconocidos personalmente. Además han advertido que demandarán el Estado de Honduras ya que, como miembro de la Convención Americana de Derechos Humanos, es responsable de la muerte de los 355 reclusos.

Se desconoce lo que pasó, por ahora solo se conocen las escalofriantes experiencias de muchos supervivientes. El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, ha destituido el director de la cárcel Granja Penal de Comayagua para que haya “total transparencia” a la hora de investigar sobre lo sucedido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...