Tras los resultados del 9N, la polémica continúa

El camino que ha tomado la realización del 9N ha causado tantas opiniones que ni siquiera tras el resultado de las consulta, los procedimientos y el porvenir de Cataluña queda claro. Para algunos una batalla ganada, para otros una parafernalia. La realidad, es que un tercio de la población catalana ha decidido participar en las urnas, y del resto muchos no tienen claro la legitimidad de éste proceso.

estelada

Este ha sido un tema explotado. Un asunto que ha inundado la parrilla de programación de los medios. El contador instalado en la plaza de Sant Jaume de Barcelona no sólo inició el proceso de consulta de los catalanes, sino que abrió los distintos frentes que hoy en día muestran su postura hacia la consulta catalana.

Desde ese día, son muchas las posiciones que se adoptan: grupos que piensan que no se debería de realizar, otros que piensan que se debería de realizar en toda España, otros que se muestran a favor pues entienden que es un signo de democracia y otros que simplemente muestran indiferencia ante el tema.

El desafío soberanista se ensalza después del 9N

Tras muchos días de especulación en los resultados, ayer, por fin llegó la verdad. El proceso de votación sigue abierto algunos días más, pero los datos de participación de este pasado domingo dejaron sorprendidos a muchos. Fueron un total de 2.305.290 de personas las que ayer participaron en este consulta, es decir, aproximadamente un 37% de la población catalana, pues el INE contabiliza a 6.228.531 de posibles votantes.

Ante este porcentaje el Gobierno de Cataluña se muestra muy satisfecho y Artur Mas califica la consulta de éxito total. Aunque como en todo, ante los datos hay distintas interpretaciones, pues otros califican estos datos de éxito dudoso, afirmando tras su análisis que 2 de cada 3 catalanes no participaron de ésta y por ello, dudan de la efectividad de la consulta.

Del 100% de los puntos contabilizados, el 90.79% de los participantes apuestan por Cataluña como un estado pero no todos lo consideran independiente, pues el 10,72% de éstos no apoyan la independencia del Estado. El 4.54 % restantes muestran su negación en ambas de las cuestiones planteadas.

Una de las posturas representada por la plataforma Libre e Iguales se postula asegurando que el proceso que se ha llevado a cabo y el cual el President de la Generalitat calificaba como un acto democrático y de libertad, es precisamente todo lo contrario. Ante éste,  el Gobierno ha adoptado una actitud pasiva y exige a Rajoy responsabilidades. Esta plataforma afirma el incumplimiento de la ley y un disentimiento que abren una crisis política de gran envergadura.

Otros en cambio, aprovecharan los resultados para continuar con la diaria batalla política. Es el caso de Pedro Sánchez, secretario general del partido de la oposición, quien ha recomendado al Rajoy la urgencia de una reforma constitucional. Un proceso de necesidad latente tras los datos de participación en el 9N.

La consulta alternativa ha venido desde sus inicios cargada de polémica. El objetivo de este proceso y las bases en las que se asentaba eran en pro de los ciudadanos. A pesar que este proceso haya presentado una dudosa legitimidad para el Gobierno, para muchos ha sido entendido como otra de las batallas dentro de la guerra política que se vive hoy en día en España y en la que parece ser que los ciudadanos somos simples peones. Ante todo ello la típica cuestión, ¿se tiene en cuenta a los ciudadanos a la hora de hacer política?

Fuente: Generalitat de Catalunya

Imagen: Procsilas Moscas vía Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...