The Spotted Cheetah, la idea más simple en el negocio más exitoso

Los snacks cheetos protagonizarán su propio restaurante efímero en Nueva York este mismo mes de agosto.

Los cheetos en un restaurante

Los emprendedores del sector gastronómico a veces invierten horas y horas de su tiempo buscando la manera de dar con la tecla del éxito. No suele ser fácil. Normalmente se llega a conclusiones obvias, como que es necesario disponer del talento de un chef de renombre, inventar alguna receta exclusiva o buscar el producto idóneo con el que darte a conocer. ¿Pero cómo desarrollar un plan de viabilidad alrededor de estas posibles salidas? En ocasiones la idea más simple puede ser la que depare el negocio más exitoso tal y como ha demostrado el restaurante efímero The Spotted Cheetah.

Este local, que abrirá solo entre los días 15 y 17 de agosto, ha agotado todas las reservas disponibles en tiempo récord. Su exclusividad es uno de los motivos de su éxito, pero esta popularidad también reside en que se ha decidido crear un restaurante basado en un tipo de producto mundano, conocido por parte de los clientes e incluso vinculado a su infancia.

Es un tipo de idea de la que también han hecho gala las cafeterías que se dedican a servir cereales de importación a sus clientes y que logran que estos se sientan como en casa. Ese mismo tipo de concepto lo transmite The Spotted Cheetah, aunque su exclusividad efímera lo convierte todavía más en un negocio redondo.

La responsable del restaurante es Anne Burrell, una chef muy famosa en televisión que recibió el encargo directamente de la marca Frito-Lay, la responsable de los Cheetos, esos snacks de de toda la vida que todos hemos consumido en alguna ocasión. Los platos que ha ideado, desde entrantes hasta principales y postres, giran alrededor del uso del cheeto, el snack de color naranja y sabor a queso que tantos niños y jóvenes han comido a lo largo de los años. El precio de los platos está entre un precio de 8 y algo más de 20 dólares, por lo que en cierta manera tampoco se trata de un coste prohibitivo.

Pero al ser un local efímero no habrá riesgos, no habrá posibilidad de que su momento pase como les suele ocurrir a otros restaurantes y conseguirá que los interesados se desvivan por poder asistir. Se inaugurará en Nueva York para que sea todavía más popular y ya hay lista de espera para personas que no han conseguido sitio. El negocio es redondo, tres días, grandes beneficios y una enorme popularidad que permitirá que, dentro de un año o dos, se vuelva a hacer caja de forma prácticamente mágica. Y si el restaurante luego hace una ruta por todo el país, el flujo de beneficios será aún mayor.

Vía: The Spotted Cheetah

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...