The Doors y la psicodelia

The Doors fue uno de los grupos más influyentes de los años 60 y 70. Su líder, Jim Morrison, poseía una de las voces más particulares de todo el panorama norteamericano. Entre los discos que grabaron destacan los siguientes: ‘The doors’, ‘Strange days’, ‘Waiting for the sun’, ‘The soft parade’, ‘Morrison Hotel’ o ‘L. A. Woman’. La muerte de Jim Morrison sigue siendo hoy en día todo una incógnita. Su cuerpo descansa en el parisino cementerio de Père-Lachaise.

“Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito”. A partir de este fragmento de un poema de William Blake, comenzó la historia de uno de los grupos de rock más influyentes de todos los tiempos. Me refiero a The Doors. El grupo liderado por Jim Morrison estuvo en escena unos cuantos años, concretamente, ocho. La muerte de su cantante y líder fue fatal para el futuro de la formación. Sin embargo, desde hace diez años vuelven a tocar juntos, aunque Jim ya no esté entre nosotros. El rock psicodélico no fue lo mismo sin las melodías compuestas por Ray Manzarek, co-fundador del grupo, y de Robby Krieger, quien fue el de verdad sostuvo el grupo cuando Morrison sufría los síntomas del alcohol.

The Doors grabaron seis discos durante los años que vivieron como grupo. El primero se llamó de la misma manera que la banda: The Doors. En este trabajo podemos escuchar temas tan conocidos como The end, Break on through o Light my fire. El segundo disco se llamó Strange days y se grabó en 1967. El álbum incluía la canción Moonlight drive, que fue el principal motivo por el que Manzarek y Morrison decidieron montar un grupo. El tercer disco, con el nombre de Waiting for the sun, fue el primero en el que las tensiones del grupo fueron visibles.

El cuarto disco, The soft parade, supuso un punto de inflexión en la música de The Doors. El sonido se deshizo de la psicodelia de trabajos anteriores, sin embargo, el disco no dejó de ser un éxito. Temas como Touch me o The all the people se convirtieron en éxitos de ventas enseguida.  El quinto disco fue el más polémico de todos. Durante la grabación del Morrison Hotel, Jim fue acusado y arrestado por escándalo público. El proceso fue muy duro para el grupo, pues el jurado sentenció al cantante a ocho meses de prisión. Finalmente salió en libertad, lo que le permitió grabar un disco con poemas propios. El último disco se titula L. A. Woman, en la que se incluía el tema Riders On The Storm, uno de los más sonados por las emisoras de radio. Y es que Jim Morrison no volvería a grabar nunca más. Murió en extrañas circunstancias en París. Actualmente está enterrado en el parisino cementerio de Père-Lachaise, donde su tumba es visitada diariamente por fans de todos los lugares del mundo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...