La terapia de enfermos mediante perros busca su reconocimiento

La terapia con perros sigue dando sus frutos. Estos animales mejoran la calidad de vida de menores con problemas mentales o de ancianos. La compañía perruna ayuda a motivar y a mover las emociones humanas, lo cual es muy efectivo para tratar la ansiedad o la depresión. Por ello, los catedráticos del único máster de terapia asistida por perros en España buscan un reconocimiento de su actividad. Aspiran a que esta terapia se considere como algo riguroso y tan científico como todo lo que sale de un laboratorio o una sala de fisioterapia. Insisten en que es necesario usar a los perros de forma científica, con un programa bien diseñado, con objetivos y metodología, aunque lamentan que la crisis y la falta de financiación les impide extender la terapia a nuevos clientes.

Este tratamiento es incipiente en nuestro país, pero en Europa o Estados Unidos se aplica desde hace más de 20 años. El máster, que incluye dos cursos con un coste de unos 1.700 euros cada uno y ha permitido la inserción laboral de casi todos los alumnos en los dos años que lleva impartiéndose, está dirigido especialmente a psicólogos y psiquiatras.

Para el primer año del máster sacan a perros de perreras o de refugios de animales, y una vez que demuestran capacidades y su afabilidad con los humanos, se les entrena varios meses para su trabajo específico. Los perros aprenden a dar la pata, coger una pelota de goma o situarse al lado de la persona para que le aten un lazo en el cuello. Con ello, se puede iniciar la terapia. Por ejemplo, una mujer con hemiplejia se esfuerza en mover el brazo afectado para acariciar al animal o lanzarle la pelota de goma. O un autista que no mira ni a sus familiares, le presta atención al perro. Tras media hora de sesión terapéutica, 45 minutos como mucho, el perro descansa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...