Telefónica mira hacia América

Telefónica acusa la provisión para el expediente de regulación de empleo y frena sus beneficios en el tercer trimestre del año. La compañía reduce su volumen de negocio en España y lo aumenta considerablemente en América Latina.

Telefónica presenta un decrecimiento en sus cuentas de resultados por primera vez en casi una década. La compañía liderada por César Alierta registró en el tercer trimestre del año unos ingresos de 46,672 millones de euros, lo que supone un decrecimiento del 5,4 por ciento con respecto al mismo período del ejercicio anterior (0,3 por ciento orgánico). La compañía achaca el fenómeno a los envites de la crisis económica, materializado en el expediente de regulación de empleo que la empresa debe afrontar en su negociado en España, cada vez más cuestionado. Como contrapartida las operaciones en América Latina subieron un 18,1 por ciento con respecto al mismo período del ejercicio anterior, una medida que compensa el decrecimiento de las operaciones en nuestro país, donde la compañía afronta un descenso del 7 por ciento de los clientes y una pérdida del 1 por ciento de los accesos, especialmente en ofertas de conexión a Internet.

Sede de Telefónica en Chile

Mientras tanto, las operaciones en América Latina no paran decrecer. El negociado en dicha región subió un 18,1 por ciento, compensando la pérdida de cuota de mercado en España, donde la merma alcanza los 13.058 millones de euros. El endurecimiento de la competencia ha tenido un peso relevante, aunque la compañía también ha tenido que lidiar con los efectos de la provisión de 2.671 millones de euros que ha tenido que destinar al expediente de regulación de empleo realizado en España, responsable de la caída del 61 por ciento en dicho concepto.

Con los efectos de la crisis del euro en ciernes, lo cierto es que Telefónica tiene todos los puntos para ser cada día menos española. El peso de España en los ingresos ha pasado de 32 por ciento en los primeros nueve meses de 2010 al 28 por ciento en el mismo período de 2011, mientras que las actividades del exterior aportan el 72 por ciento de los ingresos. Por regiones, las operaciones realizadas en América Latina suponen un 46 por ciento del volumen de negocio del grupo, y sólo Brasil aporta el 23 por ciento de los beneficios del mismo, al tiempo que crece el peso de otros países como Chile, Argentina o México.

Los datos contrastan con el descenso de los rendimientos del negociado en el continente europeo, donde el volumen de negocio ha descendido un 0,4 por ciento durante los primeros nueve meses del año, cifrando la cuantía en 11.529 millones de euros. En el Reino Unido, donde Telefónica opera utilizando su filial O2, los ingresos descendieron un 1,2 por ciento, y en Irlanda la caída se cifra en torno al 14 por ciento. Está claro que la compañía mira cada vez más fuera de nuestras fronteras.

Foto: Jorgebarrios, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...