Sylvette, la musa de Picasso recuerda cómo conoció al pintor

Era conocida como Sylvette y hoy en día, con más de 70 años, todavía recuerda perfectamente su estrecha relación con el artista malagueño.

Esta muchacha inglesa de tan sólo 19 años no sólo logró fascinar a Pablo Picasso sino que se acabó convirtiendo en musa de su inspiración. De hecho, su rostro conformó una serie de retratos que, medio siglo después, siguen siendo admirados por muchos otros artistas y amantes de la pintura.

Durante años Sylvette, hija de un influyente marchante de arte que vivía en el sur de Francia, soñó con convertirse en una artista no fue hasta un día de verano cuando conocería al famoso pintor y escultor que la convertiría en el eje de su obra. Su maestro y mentor, Picasso, la escogió para que fuera su modelo y sus retratos fueron conocidos en todo el mundo.

Después del primer encuentro del artista con Sylvette, fue tal el impacto que Picasso no dudó en pintar su rostro de memoria. Y es ella quien recuerda hoy como, mientras estaba sentada en una terraza con unos amigos, vio aparecer tras una valla a Picasso sosteniendo el retrato acabado. Es en ese momento cuando Sylvette pasa de ser una desconocida, a ser su musa. Una musa cuya inspiración le hizo crear en poco más de tres meses hasta 40 retratos, algunos en forma de esculturas en metal.

Aquella experiencia de 1953, aparte de estimulante para Picasso, también influyó a la joven quien comenzó a interesarse por la pintura. Sin embargo, no fue hasta dos décadas después, con 45 años y tres hijos, cuando Sylvette comenzó a pintar realmente en serio para convertirse en la artista prolífica que es hoy a sus 72 años. De hecho, influida por su maestro, explica que también de experimentar con todo tipo de materiales.

Aunque esta no es la historia de dos amantes puesto que -a diferencia de otra de sus musas como Marie-Therese Walter, Dora Maar o Jacqueline Roque- la relación de Sylvette con Picasso no pasó de platónica.

La eterna rubia, llamada después de casarse Lydia Corbett, nombre que utiliza también para firmar sus cuadros, recuerda ahora como Picasso hizo algún intento de ir más lejos de la amistad y de cómo frenó sus impulsos tras darse cuenta de la timidez y seriedad de su modelo.

“En cierta ocasión me enseñó el dormitorio, que estaba en el piso de arriba, y saltó sobre la cama. Acaso si yo no hubiese sido tan tímida, habría saltado también, pero estaba aterrorizada.”, explica Sylvette, quien además cuenta que el artista, en aquellos días, estaba en medio de una relación entre dos mujeres, Francoise Gilot y Jacqueline Roque, y supo respetarla “en todo momento”.

Además, la pintora cuenta que guarda un excelente recuerdo de aquella relación: “Él me regaló varios retratos, aunque prácticamente ya no me queda nada. Yo me sentía entonces como en el cielo. El era un pintor muy famoso de 73 años y yo sólo 19”.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...