Starbucks le hace la competencia a Nespresso

En noviembre de 2011, a Nespresso, la filial cafetera de Nestlé, se le acabó la patente de su máquina de café basada en cápsulas individuales. Entonces, Starbucks, la principal compañía estadounidense de café sacó a la luz su propia cafetera de cápsulas: la K-Cup. Desde entonces, Starbucks ha vendido más de 100 millones de packs. Hoy se plantea el reto de hacerle la competencia de Nespresso en su propia casa. Sin embargo, la empresa suiza no se quedará de brazos cruzados y abrirá una tienda en pleno corazón de San Francisco (California).

El tema de las cápsulas de café vuelve a ponerse de moda. No hace mucho, escribí un post sobre la caducidad de la patente sobre la fabricación de cápsulas Nespresso. La rama cafetera de Nestlé finalizó el pasado mes de noviembre el periodo por el cual podía disfrutar de su invento sin que ninguna empresa competidora se interpusiera en su camino. Sin embargo, la finalización de dicha etapa abrió un amplio mercado a empresas que tienen en el café su principal materia prima. Las máquinas Nespresso gozaron de un monopolio que parecía inagotable (sólo hay que recordar cómo se llenaban de gente las tiendas oficiales Nespresso, las únicas que vendían estos productos, para comprar una sola caja de cápsulas), pero en este mundo capitalista, todo llega a su fin. De esta manera, Nestlé se posicionó en el mercado de café como una de las empresas más potentes a nivel mundial. Basaron su negocio en el monopolio, pero ahora han de adaptarse a los nuevos tiempos.

Starbucks llega a Europa con su nueva cafetera de cápsulas

Desde el primer momento en que se dio la posibilidad al resto de empresas a crear sus propias cafeteras con cápsulas, Starbucks lanzó su ofensiva. Con sede en Seattle, la compañía cafetera más internacional ha sido la primera en hacerle la competencia a Nespresso. En noviembre de 2011, cuando finalizó la patente de fabricación de la filial de Nestlé, lanzaron su K-Cup. Desde entonces, Starbucks ha vendido en Estados Unidos más de 100 millones de packs de su K-Cup. Ahora la amenaza de Starbucks llega a Europa, donde tiene sede Nestlé, concretamente en Suiza. Sin embargo, ésta no se ha dejado amedrentar y pretende llevar la guerra comercial al territorio norteamericano. De hecho, tiene entre sus planes abrir una tienda Nespresso en pleno centro de San Francisco (California).

Hay que recordar que el fin del monopolio de las cápsulas de café no supuso para la filial de Nestlé ningún recorte en sus beneficios. En 2011, Nespresso ganó cerca de 3.000 millones de euros, lo que supuso un incremento de un 20% de los beneficios obtenidos en el curso anterior, 2010. Con el objetivo de mantener el imperio de las cápsulas, Nestlé quiere evitar a toda costa que las empresas cafeteras puedan fabricar cápsulas para poder ser utilizadas en sus máquinas. Y recurrirá a los tribunales de justicia si fuera necesario. No se opone, sin embargo, a la iniciativa de Starbucks, que comercializaría su propia máquina de café.

Foto: tsuh

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...