Sigue la ola de frío en España

Todas las comunidades autónomas siguen sufriendo los efectos de la ola polar que afecta a Europa desde principios de la pasada semana, en la cual se han conjugado la nieve, el frío y las rachas de viento de hasta 120 kilómetros por hora. Las alertas naranjas (riesgo importante) se extendieron por Vizcaya, Guipúzcoa, La Rioja, Menorca, Castellón, Navarra, Lérida, Gerona, Barcelona, Zamora, Almería, Granada, Jaén, Huesca, Teruel, Zaragoza, y Canarias, según la Aemet.

La nieve, protagonista en varias zonas del país, obliga a usar cadenas en los coches. El sábado, la fuerte nevada caída en Mallorca atrapó a seis personas que circulaban en coche y diez vehículos se quedaron aprisionados cuando subían a Monte Toro, la mayor elevación orográfica de Menorca, isla donde no nevaba desde 2005. Asimismo, diecisiete carreteras baleares han sufrido cortes por la nieve, un fenómeno que ha provocado problemas en Álava. Los trenes también se han visto afectados por la meteorología, y una bajada de tensión en la catenaria de la línea de alta velocidad a su paso por Horcajada de la Torre (Cuenca) obligó en el fin de semana a acomodar en otro convoy a más de 200 pasajeros de un AVE que cubría el trayecto Valencia-Madrid.

En Vitoria, la nieve ha hecho que el Ayuntamiento tenga que poner a trabajar a todos los camiones y máquinas quitanieves y al personal dedicado a esparcir sal y salmuera. En Cataluña, un total de 60 municipios y tres consejos comarcales tienen activados planes de actuación municipal por nieve y frío, según ha informado el Departamento de Interior de la Generalitat, y han habido incidencias con la electricidad en el barrio de la Font de la Pòlvora y Bolvir (Girona), y Arenys de Mar (Barcelona). La Generalitat valenciana ha decidido reabrir más de un centenar de las 262 camas que cerró en otoño como medida de ahorro, y la Policía Local ha tenido que asistir a diecisiete personas sin recursos, entre ellos una mujer y su bebé de 16 meses.

En cuanto a las temperaturas, los registros más bajos se han anotado en la Vall de Boi (Lleida), en donde se ha llegado a los 22 grados bajo cero. Y la salud también se resiente: ha habido «un repunte» de las enfermedades respiratorias, como la gripe, aunque con cifras menores al año pasado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...