Se cumple un año de la tragedia que azotó la costa de Japón

El 11 de marzo se cumple un año desde el gran desastre que ocurrió en Fukushima. El gran terremoto que destrozó la costa noreste de Japón, el tsunami que golpeó la ciudad, y el accidente de la central nuclear forman una mezcla que se coloca como la tragedia más grave de toda la historia de Japón. Las autoridades declararon estado de emergencia y se tuvo que evacuar a cientos de miles de personas en un radio de apenas 20 km. Los niveles de radioactividad comenzaban a subir, provocando el pánico en todo el país que comenzaba a recordar tragedias de 70 años atrás, como el horror de Hiroshima y Nagasaki.

La ola del maremoto golpeó con tal fuerza la central nuclear, que en un primer momento todo se desarrolló de manera muy confusa. El gobierno japonés aseguró que la central había sido intervenida y que había resistido sin problemas el impacto. Sin embargo, poco después tuvieron que rectificar y afirmar que tres reactores de la central nuclear estaban gravemente afectados y el riesgo de radiación y explosión aumentaba.

El trabajo se volvió extremadamente duro e intenso. Las labores que tuvieron que ejercer los equipos técnicos se basaron en el enfriamiento de los reactores que se prolongaron durante semanas, hasta tal punto que incluso hoy en día se trabaja en la central nuclear con el fin de mantenerla segura y estable. Una imagen que se instaló como la tragedia más grave desde 1986, la de Chernóbil, y que consiguió reabrir un debate que el gobierno japonés parecía haber olvidado.

Ello provocó que se infundiese el caos y el miedo por toda Europa. En los grandes países de la Unión Europea hubieron infinitas reacciones y se comenzaron a plantear el cierre de algunas plantas nucleares, siendo Alemania quién tomó la firme decisión de ir cerrando todas sus centrales de manera paulatina durante los próximos años, para evitar catástrofes semejantes a la de Fukushima.

Por otra parte, la tragedia puso en vista de todos actuaciones de verdadero carácter heróico, con nombres y apellidos, representado por los más de 230 técnicos y operarios de la empresa de la central nuclear. Estos hombres sin miedo trabajaron en unas condiciones extremas y muy peligrosas, para conseguir salvar la vida del resto de japoneses y evitar así muchos más daños. Bajo el nombramiento popular de los «Héroes de Fukushima», obtuvieron el galardón del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 2011. A día de hoy, y pese a haber sido expuestos a una gran dosis de radiación, ninguno de ellos ha sufrido ninguna consecuencia ni parece tener ninguna secuela provocada por la radioactividad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...