Sarkozy allana el camino a la refinanciación de Grecia

El Presidente del Gobierno francés podría desencallar, al menos momentáneamente, el proceso de refinanciación de la deuda griega.

El Presidente del Gobierno francés podría desencallar, al menos momentáneamente, el proceso de refinanciación de la deuda griega. El Ejecutivo galo propone una vía para que el sector privado adopte parte de la deuda a cambio de un aplazamiento de la misma a 30 años. La medida se enmarca al órdago lanzado por Alemania hace unas semanas, y podría recibir el visto bueno de las instituciones europeas.

Alerta roja ante el runrún de impago de la deuda desatada en los últimos días en el ágora griega. Ciertas voces comunitarias no dudan en comparar la posible quita helena con un crash similar al protagonizado por Lehman Brothers en 2008. Para evitarlo, toda la carne en el asador, empezando por los principales acreedores, Francia y Alemania, también motores del crecimiento económico de la Eurozona y principales valedores de la estrategia comunitaria. No en vano, los bancos galos cargan con 15.000 millones de deuda griega que no están dispuestos a dar por perdidos.

El Presidente galo, Nicolas Sarkozy, con su homóloga Angela Merkel

La solución salomónica pasa por refinanciar el 70% de los créditos que venzan en los próximos 3 años, un 50% de dicha cantidad será a bonos de hasta 30 años y una quinta parte alimentaría un fondo de inversión de activos de gran calidad, con garantías al Fondo de Garantía de la Unión Europea. Los nuevos créditos tendrían tipos de interés similares a los préstamos de ayuda europea, pero con una prima indexada de acuerdo al crecimiento de la economía griega.
La iniciativa gala responde al consenso de las principales entidades financieras del país, capitaneadas por el banco BNP, aunque ha recibido el visto bueno de los principales bancos alemanes, que también acumulan grandes cantidades de deuda griega. No en vano, el director general de la Asociación de Bancos Privados, Michel Kemmer, señaló que la exposición germana a la banca ascendía entre 10.000 y 20.000 millones de euros.

El órdago está de nuevo en Bruselas, tras darse por sentado que Atenas aprobará ( pese a la difícil situación del país, sumido en su enésima huelga general) el nuevo plan de austeridad para hacer frente a la refinanciación. En este sentido, Bruselas no dejará caer a Grecia, en parte por el miedo a un posible contagio a países de la periferia, en parte por los más de 50.000 millones de títulos soberanos griegos que poseen las instituciones comunitarias. Un precio demasiado caro que Bruselas no está dispuesta a pagar, al menos de momento.

Foto: www.securityconference.de, en Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...