Santander bate récords: Primer banco del mundo en beneficios

Las cifras del primer trimestre de 2008 han sido espectaculares para el Santander: 2.206 millones de euros de beneficio neto – recurrente, sin extraordinarios que inflen la cuenta -, un 22% más que en el primer trimestre del año pasado. Cifra que sitúa al Santander a la cabeza de los bancos mundiales en beneficios en este primer cuarto de 2008, después de que la crisis haya lastrado seriamente las cuentas de las principales entidades estadounidenses y europeas.

Las cifras del primer trimestre de 2008 han sido espectaculares para el Santander: 2.206 millones de euros de beneficio neto – recurrente, sin extraordinarios que inflen la cuenta -, un 22% más que en el primer trimestre del año pasado. Cifra que sitúa al Santander a la cabeza de los bancos mundiales en beneficios en este primer cuarto de 2008, después de que la crisis haya lastrado seriamente las cuentas de las principales entidades estadounidenses y europeas.

“Tampoco es para sacar pecho”, reconocía modestamente el vicepresidente y consejero delegado de la entidad, Alfredo Sáenz, durante la presentación de resultados en la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte. “Existe un efecto resaca: venimos de un año bueno y el crecimiento de los ingresos es alto; hemos hecho un esfuerzo por reducir costes, y eso hace que las cuentas de resultados aguanten, a pesar de la situación”, añadía Sáenz.

Reducción de costes que ha sido notable: de un 10,5% de incremento de costes en el primer cuarto de 2007 se ha pasado a un aumento de tan sólo el 5,7%. Mientras, los ingresos han crecido el triple que en el mismo periodo (+19%), lo que permite que el margen de explotación crezca un 31%.

A estas cifras hay que añadirle una fuerte mejora de la ratio de eficiencia (+41,9%) – “somos el banco, de las 20 entidades internacionales con las que nos comparamos, que mejor ratio de eficiencia tiene” – apuntó Sáenz.

La tasa de morosidad se ha situado en el 1,16%, con tasa de cobertura del 133%. Respecto a este incremento de la morosidad, Sáenz advirtió que “llevamos años con una mora en niveles mínimos, así que puede parecer que se ha incrementado, pero la realidad es que es muy inferior a la de los bancos europeos”.

Según el consejero delegado del Grupo Santander, “tenemos un efecto resaca, porque venimos de un año bueno y el crecimiento de los ingresos es alto; hemos hecho un esfuerzo por reducir costes, y eso hace que las cuentas de resultados aguanten, a pesar de la situación“.

Lo cierto es que la diversificación geográfica del banco le permite afrontar crisis locales sin que las cuentas del Grupo se resientan. Así, el 49% de este resultado atribuido corresponde al resultado de Europa – el 41% a banca comercial, y el 8% restante a banca mayorista -.

En cuanto a la aportación de las filiales internacionales, el resultado de Abbey representa el 12% del beneficio del Grupo, ABN Amro el 10% e Hispanoamérica el 29%.

El beneficio de los negocios adquiridos de ABN Amro ha sido de 252 millones, que prácticamente corresponde en su totalidad a Banco Real en Brasil.

Abbey obtiene un beneficio atribuido en libras de 235 millones (+17%), con un crecimiento del 10% en créditos y del 5% en depósitos en libras. En euros, el beneficio atribuido alcanza 311 millones (+4%).

En Iberoamérica, el beneficio atribuido mejora un 22% en dólares, hasta 1.092 millones, con una expansión del 20% en el crédito y del 18% en recursos, medido en moneda local. En euros, el beneficio atribuido asciende a 729 millones (+7%).

Si se observan los resultados del trimestre en función de los negocios, la actividad de banca comercial obtuvo un beneficio antes de impuestos de 2.461 millones de euros (+10%). Este crecimiento está impactado por la depreciación de la libra y del dólar frente al euro, ya que el beneficio de la banca comercial de Latinoamérica crece un 24% en dólares y la de Reino Unido, un 28% en libras, que se quedan en un 9% y un 14%, respectivamente, al pasarlo a euros. No obstante, buena parte de ese importe se recupera en los resultados por operaciones financieras del Grupo. La cobertura de fluctuación de tipos de cambio contratada de manera centralizada aporta 210 millones de euros en las cuentas consolidadas, mientras que el impacto negativo está en estas unidades al pasar sus cuentas a euros.

Respecto a la situación económica internacional, que ha afectado a las cuentas de resultados de los principales bancos mundiales, Sáenz reconoció que “se ha producido un empeoramiento de la calidad del crédito, pero partimos de una situación muy sólida. No tenemos productos tóxicos en nuestra cartera y contamos con un buen amortiguador que son nuestros niveles de provisiones – más de 6.000 millones de euros -. Confirmamos las previsiones que hicimos en septiembre de 2007, cuando la crisis no había hecho más que comenzar, y eso es algo que muy pocos pueden decir”.

Sáenz aventuró que “la banca comercial no va a aguantar crecimiento del 15 o 16%; más bien crecerá al 10 u 11%, y se mantendrá en esas cifras, como ha ocurrido en España en anteriores crisis”.

El Santander ha llegado a un acuerdo con General Electric para la venta de Interbanca, y para hacerse con el negocio de GE Money y tarjetas en Europa.

La entidad presentará en octubre en Brasil el Plan Estratégico a tres años para el Banco Real, como hizo en Londres tras la adquisición de Abbey.

El beneficio trimestral es recurrente, ya que no incluye plusvalías extraordinarias.

La crisis de liquidez de la banca británica le ha sentado bien a Abbey, que ha aportado el 12% del beneficio del Grupo Santander.

Entre los puntos negros que cuenta el Santander, sin duda el primer puesto lo ocupa el Servicio en Abbey.

La entidad atribuye la pérdida de calidad en el servicio a los clientes de Abbey al proceso de implantación del sistema Partenon, la plataforma tecnolófica corporativa del Santander. Un “sarampión” que la filial británica del Gripo está superando, para alcanzar el objetivo de elevar el nivel de calidad de servicio de Abbey por encima de la media de la banca británica.

Por su parte, el Santander en España desarrolla su mercado en torno a depósitos de inversiones para que así la economía vuelva a circular a través de la banca, para ello recientemente optó por la creación del seguro de ahorro Divide y Vencerás, con el que coloca el 50% del capital a dos años al 5,25% TAE, y el 50% del capital con hasta un 8% anual, vinculado a la evolución de una cesta de 3 índices (IBOXX E 1-3G, EUROSTOXX 50 y DOW JONES AIG COMMODITY).

Todo ello a un plazo mínimo de 3 años. Después sería ampliable a una posible resolución automática anual con un máximo de 10 años.

El capital a vencimiento queda garantizado por la entidad.

Durante el pasado año 2007, los beneficios extraordinarios que se produjeron a lo largo del ejercicio llegaron a superar con creces los 8.000 millones de euros, tras conseguir el banco unas plusvalías de 566 millones con la venta de San Paolo-Intesa y otros 1.400 millones con la venta de todos sus activos inmobiliarios en España.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...