Saltar la valla fronteriza de Ceuta o Melilla, la única esperanza para más de 30.000 personas

Alrededor de 30.000 inmigrantes subsaharianos se asientan en Marruecos a la espera de una oportunidad para saltar la valla de Ceuta o Melilla con la esperanza de conseguir una vida mejor en territorio español, según concluye un informe realizado por la policía española. El salto de las vallas fronterizas de estas dos ciudades se convierte en la única esperanza para miles de personas que no pueden pagar las ingentes cantidades de dinero que las mafias les piden por trasladarles ilegalmente al continente europeo.

La Policía española ha realizado un informe según el cual unos 30.000 inmigrantes procedentes del África subsahariana se instalan en Marruecos esperando a pasar a territorio español, sobre todo a través de Ceuta y Melilla. Por regla general los subsaharianos que disponen de medios económicos suelen contactar con redes de la mafia para llegar a territorio europeo en barcos a motor u ocultos en coches con doble fondo, pero un gran número de inmigrantes no dispone del dinero suficiente para poder pagar las elevadas tarifas a estas organizaciones criminales, por lo que optan por la opción más peligrosa: saltar la valla de Ceuta y Melilla. Según han informado fuentes policiales existe una «enorme presión migratoria» hacia estas dos ciudades porque el salto de las vallas fronterizas no tiene ningún coste y además puede hacerse en cualquier momento.

Los saltos masivos del vallado de Ceuta y Melilla, como el que se produjo el pasado seis de febrero y en el que murieron al menos 14 personas, son uno de los métodos de huida más peligrosos, ya que los inmigrantes se exponen a resultar heridos, bien por el riesgo que supone saltar la valla o bien por ataques por parte de las fuerzas de seguridad marroquíes. Asimismo, fuentes de la policía señalan que por otro lado también es un motivo de preocupación importante la entrada a territorio español de inmigrantes ocultos en vehículos con dobles fondos o compartimentos secretos. El informe señala que cada vez prolifera más este método porque hay policías corruptos a ambos lados de la frontera que avisan a las mafias del día y momento perfecto para realizar estos transportes ilegales de personas.

Estas organizaciones criminales se aprovechan de la vulnerabilidad y desesperación de los miles de inmigrantes que quieren pasar a Europa con la esperanza de conseguir una vida mejor. Suelen cobrar una tarifa de entre 25 y 45 euros por facilitar la entrada a Ceuta y Melilla a nado, 1000 euros por hacerlo hacinados en una pequeña embarcación, alrededor de 3000 euros por realizar el viaje en coche, y la ingente cifra de 6000 euros si los inmigrantes desean un pasaporte falso para poder entrar en territorio español, unas cantidades elevadas de las que muy pocos disponen. Por otro lado, si los inmigrantes lo que quieren es cruzar el estrecho de Gibraltar y llegar a la península, la tarifa que deben pagar a las mafias es de entre 1000 y 1200 euros si el viaje se realiza en una pequeña embarcación tradicional. En cambio, la cifra aumenta a unos 3000 euros si desean hacerlo en un barco rápido. Sin duda unos precios a pagar muy elevados por conseguir la «libertad».

Vía: El País

Foto: Xemenendura – Wikimedia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...