RIM patenta un sistema para controlar el volumen automáticamente

En 2007, RIM presentó una solicitud de patente que describía el uso de unos sensores para determinar la posición del móvil con relación a la cara del usuario y la gestión automática del volumen del aparato. Cuanto más cerca estaba de la oreja, más bajaba el volumen y, a la inversa, cuanto más alejábamos el móvil más aumentaba el volumen. La patente ha sido concedida recientemente.

La tecnología avanza a pasos agigantados, pero en ocasiones se ve lastrada por la burocracia y los caminos legales que tienen que seguir solicitudes como las de las patentes. Allá por noviembre de 2007, RIM, la compañía que fabrica la BlackBerry, registró una solicitud de patente muy curiosa y hasta hace unos días no se ha concedido.

Aceptada la patente de RIM para controlar el volumen del móvil

Esta patente de RIM consiste en un sistema para controlar el volumen del altavoz del teléfono móvil en función de su posición en relación con el oído del usuario. Mediante unos sensores, el teléfono sería capaz de bajar el volumen o subirlo según lo cerca que tuviéramos el aparato de la oreja. La verdad es que resulta bastante chocante que algo tan simple no se le haya ocurrido a más empresas (a lo mejor también trataron de patentar este mecanismo y se encontraron con la propuesta de RIM primero) y realmente parece algo muy práctico.

Es útil un mecanismo útil en dos sentidos. Primero porque evitaría que nos dañásemos el oído con un volumen muy alto cerca de la oreja (al acercarnos el móvil desciende el volumen) y por otro lado, permitiría que pudiéramos seguir la conversación aunque separásemos el aparato de nosotros o lo dejásemos sobre la mesa (sin tener que activar el altavoz).

Sin embargo se nos ocurren algunas situaciones en las que este mecanismo podría ser contraproducente. Por un lado, cuando hablamos con una persona por teléfono y no entendemos muy bien lo que dice porque el volumen de su voz o de la conexión es bajo, tenemos siempre el instinto de acercarnos el aparato al máximo y pegárnoslo en la oreja. Con la patente de RIM el volumen aún bajaría más y sería complicado escuchar a la persona que está al otro lado de la línea telefónica.

Por otro lado, hay personas que gritan mucho por teléfono, incluso parece que por el hecho de estar lejos tengan que hablar más fuerte (porque luego resulta que en persona no tienen ese tono de voz). En estos casos, muchos de nosotros apartamos el móvil para evitar las molestias de un sonido muy alto. La patente de RIM que finalmente ha sido aceptada aumentaría entonces aún más el volumen en estas situaciones, con lo cual seguiríamos teniendo ese mismo problema.

Esta patente, presentada en 2007 (antes de la aparición del iPhone, por ejemplo) resulta un tanto innovadora por el uso de sensores pero se nota que en ese momento era una tecnología embrionaria. De hecho, los diseños que aparecen en la documentación de la patente presentan un móvil clásico, con botones y antena, muy alejado de los actuales diseños y los smartphones.

Fuente y foto | USPTO

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...