Retomada la demanda de paternidad contra don Juan Carlos

Debido a la nueva ley de aforamiento del Rey, la insistente demanda de paternidad que persigue don Juan Carlos cede su estudio y la última palabra al Tribunal Supremo.

Rey

El Rey Juan Carlos estrena su reciente protección como aforado con la demanda de paternidad que durante tanto tiempo lleva a sus espaldas. De esta forma, la Audiencia de Madrid ha tenido que traspasar el caso directamente al Tribunal Supremo, nuevo encargado de estudiar el caso de Alberto Solá Jiménez. Solá, adoptado entonces por otra familia, es el supuesto hijo no reconocido de don Juan Carlos, fruto de la relación que mantuvo con Ana María Bach Ramon cuando todavía no presentaba el cargo de jefe del Estado.

El Juzgado de Instrucción número 34 ya rechazó en su momento la demanda, decidido a archivar el caso por la inviolabilidad que protege al Rey; pero ante una nueva ley, se indica que aquellos casos que se estén tratando en los tribunales sobre nuevos acogidos al aforamiento, se ven obligados a suspender el estudio y dejarlos en manos del Supremo. En esta línea,  Alberto Solá y su abogado retoman la lucha y vuelven a intentarlo por medio del alto tribunal.

Francesc Bueno, el abogado, se mantiene firme en su defensa -en cuanto a este hijo que asegura ser el primogénito- de que la sombra de la Constitución no llega a amparar las actuaciones del anterior monarca dentro de su esfera privada, ni tampoco lo hace respecto a lo realizado cuando todavía no era Rey. Y así se mantiene la instancia, abalada por una prueba de ADN que relaciona a Solá con don Juan Carlos frente a un porcentaje del 99’99 sobre su paternidad.

Sin embargo, algunos magistrados continúan sosteniendo que la figura del Rey es del todo inviolable; pero Alberto Solá no es el único supuesto hijo no reconocido. En 2012, presentó una demanda de paternidad conjuntamente con Ingrid Jeanne Satiau, una mujer belga, con quien coincidió en otra prueba de ADN con un parentesco lógico de hermanos.

Recordemos que la ley de aforamiento entró en vigor el pasado mes de julio, tras abdicar el Rey y ceder el trono a su hijo, ahora don Felipe VI. Se trata de una ley que acoge a los monarcas salientes, a los actuales y también a sus hijas, para otorgarles una protección ante la justicia con tal de que, si se da un caso de imputación, les juzgue directamente el Tribunal Supremo de Madrid, que es el que a ellos les corresponde.

Esta es una situación que se prolonga sin llegar a descifrar qué declarará el Tribunal y qué será de Solá, primogénito sin herencia ni sucesión al trono, mientras don Felipe se esfuerza por enderezar el camino de la Casa Real y mejorar su imagen. Algo que se ha propuesto conseguir con sus primeras medidas tomadas. Entre ellas, destacan algunas como que los miembros de la Familia Real no podrán formar parte de empresas privadas ni públicas y que el resto de familia, que no sean sus hijas y esposa, no realizarán actividad alguna ni recibirán retribuciones.

Vía: Europa Press

Foto: א (Aleph)

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...