Reino Unido cuestiona la política migratoria comunitaria

Los sucesos en el Canal de la Mancha ponen de manifiesto la incapacidad europea de abordar un problema, el de la inmigración, de manera común.

patera

De manera tristemente habitual, el verano suele ser la época del año en la que se registran más intentos de cruzar ilegalmente las fronteras de la Unión Europea. Se trata, en su mayoría, de inmigrantes africanos, que llegan al viejo continente en busca de un futuro mejor, aunque en los últimos tiempos se han unido también las víctimas de la persecución religiosa a cargo del Estado Islámico de Siria e Iraq. Uno de los episodios más célebres tiene lugar en el Canal de la Mancha.

En las últimas semanas, las autoridades británicas y francesas se han visto desbordadas por las avalanchas de inmigrantes ilegales que tratan de alcanzar el Reino Unido a través del túnel submarino que lo conecta con Calais. Todos estos inmigrantes han llegado hasta este punto tras cruzar el Mediterráneo y desembarcar, principalmente, en Francia, Italia o España. Ahora, Reino Unido considera que la política de la UE en materia de inmigración ha sido claramente superada por las circunstancias y exige una revisión mientras endurece sus propias políticas de control.

El Gobierno encabezado por David Cameron ha anunciado importantes sanciones para todos aquellos negocios que contraten a inmigrantes ilegales y también para quienes arrenden viviendas. El Gobierno de Su Majestad considera que algunos empresarios sin escrúpulos están sirviéndose de la llegada de esta mano de obra barata para cubrir puestos de trabajo en fábricas y almacenes. Las autoridades ya están creando grupos de inspección que velen por el cumplimiento de estas prohibiciones, al tiempo que han reforzado la seguridad en la frontera con Francia.

En cualquier caso, lo que está sobre la mesa es la actitud de Europa ante un drama como el de la inmigración ilegal. Los últimos movimientos británicos no son amables pero, desde luego, obedecen a una situación excepcional. Como aseguran desde Londres, la entrada indiscriminada de inmigrantes en el país puede hacer colapsar los servicios públicos elementales así como generar un clima de fuerte conflictividad social. Bruselas guarda silencio mientras países como España o Italia llevan años clamando por un cambio normativo verdaderamente eficaz.

Vía: La Verdad.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...