Reformas para reactivar la productividad

El nuevo año vendrá con nuevos recortes, pero también con reformas para paliar la presión fiscal. El Gobierno prepara un paquete de medidas que podría beneficiar a autónomos y PYMES.

Mayor desafío económico, reformas, austeridad, cambio de actitud. Es mucha la expectación originada a raíz de las primeras medidas del nuevo Gobierno. Sin embargo, las que mayor urgen, según los analistas, serán aquellas destinadas a desbloquear el estancamiento del sistema financiero y ractivar la estancada economía, para lo que será preciso dotar a las PYMES y autónomos de mayor independencia financiera y mejores condiciones fiscales, amén de una ayuda al crédito que pueda regenerar las inversiones y la productividad.

Comercio del centro de Barcelona

De momento, las primeras medidas parecen encaminadas a soltar lastre, al menos en materia fiscal. En este sentido, el gobierno confirma su decisión de mantener la deducción en el IRPF por compra de vivienda habitual, restringida en el ejercicio anterior para rentas superiores a los 24.000 euros. Eso sí, el gobierno pretende limitar dicho beneficio para vivienda nueva. El objetivo no es otro que el de dar salida a los miles de millones acumulados en activos inmobiliarios sin salida. Además, el Estado gravará con un IVA reducido del 4 por ciento la adquisición de vivienda habitual durante el próximo ejercicio.


Otra de las cuestiones principales relacionadas con las declaraciones fiscales es el relacionado con los planes de pensiones. Durante los últimos años estos productos de inversión han sido fuertemente criticados por presentar una productividad menor a la inflación. El Gobierno prevé mejorar la fiscalidad de las prestaciones de estos planes, los cuales podrían reflejarse en la recuperación de la reducción del 40 por ciento eliminada en la última reforma fiscal del año 2007, o bien con una tributación diferenciada entre las computables a los rendimientos de trabajo y de ahorro, con un tipo más bajo.

Sin embargo, sin duda una de las reformas más apremiantes será la relacionada con los autónomos. El Ejecutivo prepara un paquete de medidas en el que se incluyen reformas en el pago del IVA para PYMES y autónomos. La medida podría atrasar el pago de dicho tributo hasta que no se realicen el cobro de las facturas, y no trimestralmente, como se hace actualmente. Esto para aliviar la carga de liquidez para el contribuyente y acelerar el cobro de facturas pendientes. Por otro lado, el gobierno estudia elevar el umbral en el volumen de la base imponible a partir del cual una empresa puede aplicarse un tipo reducido del 25 por ciento a tributar por beneficios. El límite podría pasar de 300.000 euros a 500.000, de modo que podría beneficiar un mayor número de compañías. Reformas para paliar la presión económica y deshacer el nudo al cuello con el que deberemos lidiar el nuevo año.

Foto Arnaugir En Wikimedia Commons

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...