'Indignación' en contra de los recortes en educación de la UB

Quizás sea porque el ambiente general de descontento que se ha manifestado con el movimiento del 15-M ha calado hondo entre los jóvenes y les ha alentado a alzar la voz. O quizás sea, simplemente, porque la indignación provocada por los recortes en educación viene de largo y los estudiantes han decidido actuar. Sea como sea, la cuestión es que unos 200 alumnos de la Universidad de Barcelona impidieron ayer la reunión del Consejo de Gobierno de la institución. Para hacerlo, tal y como informa Europa Press, se plantaron en la puerta y gritaron en contra de los recortes hasta que el rector, Dídac Ramírez, decidió suspender la sesión. Según han afirmado fuentes de la UB, para «dar acceso» a todos los estudiantes interesados en asistir, a pesar de que había quórum suficiente para celebrarla.

Patio interior de la Universidad de Barcelona

Tras lo acontecido, y al más puro estilo de las acampadas de Puerta del Sol o Plaza Cataluña, estudiantes y profesores celebraron una asamblea para concretar próximas acciones de la comunidad universitaria entorno a los recortes. Por el momento se ha desestimado ocupar la facultad y optado por extender la protesta a las otras facultades de la UB. Además, parte de los presentes han hecho una llamada a participar en la comisión de educación organizada por los ‘acampados’ en la ciudad condal. El rector, por su parte, ha accedido a reunirse con dos profesores y dos alumnos en los próximos días para debatir sobre lo que está sucediendo.

Una de las protestas del colectivo de manifestantes tiene que ver con el colectivo de profesores asociados que, según una profesora asociada de inglés, alcanza los 2.000 del total de 5.000 docentes de la universidad. «Tradicionalmente es un experto en una materia que trabaja fuera y da clases magistrales en la universidad, pero para la UB no es una figura eventual sino estructural«, explica. Han afirmado para la agencia que trabajan tres cuartos de la jornada de un profesor titular y, además, realizan tareas investigación que no cobran pero que computan para la institución en los rankings internacionales. Todo ello con un sueldo de media jornada que no supera los 500 euros y que podría reducirse, pues el equipo de gobierno de la UB tiene intención de replantear el salario de los asociados de tal modo para que cobren 12 euros la hora y sin derecho a vacaciones remuneradas. Según el colectivo, ello reduciría su sueldo hasta un máximo de 250 euros mensuales.

Foto: Universitat de Barcelona por jcorrius en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...