¿Qué es OLED y cómo puede revolucionar el mundo de las pantallas?

Los paneles OLED amenazan con revolucionar nuestra forma de entender las pantallas. Sus posibilidades son infinitas y entre ellas se encuentran las curvas y las transparencias. Mayor ángulo de visión, menos consumo, más brillo, contraste y colores son algunas de las ventajas de esta tecnología.

Quienes seguimos un poco el tema de la tecnología, estamos acostumbrados a escuchar y utilizar el término OLED referidos a pantallas y/o monitores, pero realmente, ¿qué significan estas siglas? Exactamente es la manera de acortar el término «Organic Light Emitting Diode». En castellano, un diodo orgánico emisor de luz. El concepto «orgánica» es lo que diferencia la tecnología LED de la OLED. Ambos sistemas se fundamentan en la emisión de luz y se aplican principalmente en la actualidad a las pantallas. La diferencia radica en que, mientras las pantallas LED necesitan una fuente de luz externa (ya sea posterior o en los extremos), en el caso de las pantallas OLED la misma matriz orgánica es la que, al recibir corriente, se ilumina. En ambas tecnologías las pantallas las forman miles de píxeles ordenados en filas y columnas. En las LED iluminamos esos píxeles con una luz adicional y en las OLED se iluminan ellos mismos. ¿Cómo es esto posible? Simplificándolo un poco, el panel de material orgánico (el panel de diodos) se encierra entre dos conductores (un ánodo y un cátodo), de tal manera que cuando la corriente eléctrica pasa a través de él, emite luz.

Una muestra de lo delgados que pueden ser los paneles OLED

Esta diferencia sustancial permite, por ejemplo, que tengamos pantallas transparentes (ya que no necesitamos ningún otro componente que ilumine) como las que se utilizan en las ventanas inteligentes o en prototipos de techos de coche. Además, estas pantallas también pueden ser mucho más delgadas que las LED e incluso pueden adoptar formas curvilíneas. En cuanto al rendimiento, los paneles OLED se puede encender y apagar mucho más rápido, de manera que la tasa de refresco es mucho mayor (se pueden actualizar más imágenes por segundos, por lo que aumenta considerablemente la calidad de las imágenes en movimiento). El consumo de energía de los paneles OLED también es más reducido que los LED y el brillo y el contraste que se consiguen también es superior. Al emitir su propia luz, el rango de ángulo de visión que se puede conseguir también es mucho mayor que en los LED, el plasma o los LCD.

Viendo todas estas ventajas y virtudes, la pregunta es ¿cómo es que no está tan extendida esta tecnología? La respuestas es la de siempre, el alto coste de fabricación de los paneles OLED está siendo un lastre para su comercialización. La previsión es que los costes de su producción vayan rebajándose, sobre todo partiendo de la base de que los materiales utilizados en su fabricación tienen un coste muy bajo.

Foto | LGEPR en Flickr

Fuente | Grupo Neva

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...