Protección judicial al rey tras la abdicación… ¿Sí o no?

Cuando el rey abdique perderá el derecho a la inmunidad judicial que la Constitución del 78 reconoce al monarca de España. Desde la Zarzuela proponen que se produzca un aforamiento del rey, es decir, que pueda ser juzgado sólo por el Tribunal Superior de Justicia o por tribunales de justicia autonómicos.

Rey Juan Carlos I

El artículo 56.3 de la Constitución de 1978 otorga al rey don Juan Carlos un privilegio único: inmunidad jurídica mientras esté en el reinado. Tras el anuncio de su abdicación el pasado lunes se plantea un panorama diferente ya que una vez que el Príncipe Felipe tome el relevo el Rey perdería, de acuerdo a la Constitución, la protección jurídica de la que ha disfrutado durante los más de 30 años que ha durado su reinado.

Ya que mantener la inmunidad al rey sería inconstitucional, la propuesta desde Zarzuela es que se proceda al aforamiento del rey, es decir, que sólo pudiese ser juzgado por el Tribunal Supremo o un órgano superior de justicia autonómico. Un privilegio judicial que disfrutan actualmente en España aproximadamente unas 10.000 personas que ostentan cargos políticos, fiscales o judiciales, entre otros.

“No hay ningún país que afore a un ministro y no al príncipe heredero”, ha contestado Alberto Ruiz Gallardón, ministro de Justicia, cuando fuentes del Gobierno han afirmado que es probable que el aforamiento del rey se incluya en la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial en la que se está trabajando desde hace tiempo.

Ayer, en una entrega de premios de La Caixa a 115 universitarios, el rey bromeaba con la prensa diciendo “El año que viene tendré que pedirle permiso al Príncipe para seguir dando becas”. Y no podía tener más razón. Las dudas sobre el papel del Rey a partir de la subida al trono del futuro Felipe VI también son objeto de debate estos días. Cuando se produzca la abdicación oficial, el rey Juan Carlos, aparte de perder la inmunidad jurídica, renunciará a todos los títulos de la Corona, y su papel a partir de entonces en el Ejecutivo lo decidirá su hijo.

Respecto a esto, la Zarzuela da por hecho que cuando Felipe se convierta en rey seguirá contando con su padre. Fuentes oficiales cercanas a la monarquía han asegurado que el papel de don Juan Carlos “se irá viendo día a día, en función de los requerimientos del nuevo rey” y que no será necesario redactar un estatuto o decreto especial en el que se definan las funciones del actual monarca cuando deje el reinado.

También le corresponderá a don Felipe decidir el sueldo que recibirá su padre tras la abdicación, un aspecto que será sin duda objeto de debate de aquí a unos meses, si es que las cifras se hacen de dominio público. Hasta ahora don Juan Carlos recibía 292.752 euros al año y su hijo Felipe la mitad. En cuanto a su domicilio, Zarzuela ya ha anunciado que don Juan Carlos y doña Sofía continuarán viviendo en el Palacio de la Zarzuela y los nuevos reyes, Felipe VI y Letizia, seguirán ocupando su residencia habitual, una gran mansión de 1800 metros que en su momento les costó más de cuatro millones de euros y que se encuentra dentro de las inmediaciones de la Zarzuela.

Vía: El País

Foto: Andus Ansip

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...