Primera sesión de control al gobierno tras el tijeretazo

En la última sesión de control al gobierno antes del verano, Rajoy se ha quedado solo a la hora de defender el recorte de 65.000 millones d eeuros anunciado la semana pasada. Rubalcaba ha criticado que se desatienda a parados y dependientes, y Cayo Lara que los recortes harán perder 200.000 empleos.

Esta mañana se ha celebrado en el Congreso la primera sesión de control al gobierno después de que anunciara el histórico recorte de 65.000 millones de euros, la última hasta septiembre. Mariano Rajoy se ha quedado solo a la hora de defender el tijeretazo, y se espera que mañana, en la votación del decreto del recorte, el resto de grupos parlamentarios voten en contra.

Rajoy ha reconocido que tiene que elegir entre «un mal y un peor», lo que deja entrever que el gobierno no tiene libertad para ejercer las políticas que le gustarían, y ha vuelto a recurrir a la «herencia» recibida del anterior gobierno y a los 30.000 millones de intereses de deuda que tiene que pagar para justificar estas medidas. Además, ha defendido la subida del IVA alegando que España es de los países que menos recaudan con este impuesto.

Rajoy ha reconocido que tiene que elegir entre "un mal y un peor" a la hora de gobernar.

El líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha rechazado los recortes y ha criticado que el gobierno se «desentienda» de los parados y dependientes. También ha mostrado su malestar porque las medidas publicadas en el Boletín Oficial del Estado no coinciden con las anunciadas por el Consejo de Ministros, y por la publicación de datos en una página web solo en inglés destinada a inversores extranjeros. La respuesta de Rajoy, entre la impotencia y el desafío, ha sido «¿si no quieren que recorte el gasto, ni que aumente los ingresos, me pueden decir cómo quieren que deduzca el déficit?», y ha insistido en que lo prioritario es reducir el déficit público y en que se están sentando las bases para la recuperación económica.

Por su parte, el coordinador de Izquierda Unida Cayo Lara ha criticado que se haya blindado el Congreso en alusión al dispositivo de seguridad desplegado en sus aledaños desde el anuncio de los recortes, y ha recordado que «el pueblo  que decimos representar no es el enemigo» y que el Congreso tampoco es el G-20. Para Lara, los recortes supondrán la pérdida de 200.000 puestos de trabajo más, y ha insistido en la persecución del fraude fiscal o una reforma fiscal progresiva como alternativa a los recortes.

Fuente: El País

Foto: Partido Popular de Melilla

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...