Por fin llega el oro para España con Alabau

El primer oro español ha llegado con la windsurfista Marina Alabau, quien se ha coronado campeona olímpica RS:X Femenino en el campo de regatas olímpico de Weymouth. Este metal no llegaba sólo ya que el dúo español de natación sincronizada y el triatleta Javier Gómez Noya conquistaron la medalla de plata en sus respectivas competiciones de estos juegos de Londres 2012.

El primer oro español ha llegado encima de una tabla. La windsurfista Marina Alabau se ha coronado campeona olímpica RS:X Femenino en el campo de regatas olímpico de Weymouth. Este metal no llegaba sólo ya que el dúo español de natación sincronizada y el triatleta Javier Gómez Noya conquistaron la medalla de plata en sus respectivas competiciones de estos juegos de Londres 2012.

Alabau se subía al primer cajón del podio tras dominar la ‘Medal Race’, a la cual llegaba ya con una ventajosa puntuación conseguida a lo largo de las mangas anteriores, donde el dominio fue su compañero fiel. Por ello, la sevillana llegaba a la última prueba decidida a no arriesgar. Sin embargo, el control de la Medal Race era suyo con una media de velocidad de 14-15 nudos, lo que le facilitó una carrera rápida que acabó liderando por delante de la ucraniana Olga Maslivets.

Sus acompañantes en el podio fueron la finlandesa Tuuli Petaja y la polaca Zofia Noceti-Klepacka, con plata y bronce respectivamente. Marina Alabau se proclama así reina de la tabla olímpica y gana la que podría ser la última medalla en esta categoría, pues será sustituida por el ‘kitesurf’ en los próximos juegos de Río 2016.

Por su parte, el dúo español de natación sincronizada conseguía la plata a ritmo de tango tras superar a las chinas en la última prueba. Ona Carbonell y Andrea Fuentes conquistaban este metal después de lanzarse a la piscina con el objetivo de lograr las tres décimas necesarias para proclamarse subcampeonas y desquitarse de la última calificación de los jueces mediante un ejercicio completo y sincronizado que demostró su superioridad. Esta vez sí lograron convencer y una puntuación de 96.900 les daba la plata por la que tanto habían peleado.

La tercera medalla de plata española llegaba de la mano del triatleta Javier Gómez Noya, quien en esta dura prueba se coló entre los hermanos británicos Alistair y Jonathan Brownlee para subirse al segundo cajón del podio olímpico. El triatleta gallego buscaba este metal desde que en 2005 consiguió meterse entre la élite mundial y desde entonces se había marcado la medalla olímpica como objetivo. «Desde 2005 ó 2006, en que te ves a gran nivel mundial, esta medalla era el gran objetivo. Lo intenté en Pekín, donde estuve muy cerca, y ahora cayó. ¿Qué pensé? Cruzas la línea de meta y no piensas en la medalla. Piensas en que se acabe el sufrimiento porque ha sido muy duro», apuntó Gómez Noya al final de la carrera.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...