Polémica sobre los vientres de alquiler

El Gobierno admite que tendrá que cambiar la ley para aplicar una sentencia de Estrasburgo

Muchas familias españolas están atrapadas desde hace tiempo en un gran lío legal que mantiene a sus bebés recién nacidos en un limbo, sin padres oficiales en España y sin ningún derecho como ciudadanos españoles. Son parejas heterosexuales y homosexuales que han recurrido en el extranjero a la técnica de gestación subrogada, el denominado vientre de alquiler, y que tras una sentencia del Tribunal Supremo en febrero han visto cómo los consulados dejaban de inscribir a sus hijos en el Registro Civil, lo que les aparta de la nacionalidad española y de sus derechos. Ahora confían en que la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos les ayude. El Gobierno admite que esa sentencia afecta a España y está estudiando fórmulas legales para aplicarla.

El Ministerio de Justicia se había comprometido a intentar resolver la situación de estas familias con una modificación legal que facilitase el registro de los bebés. De hecho, el Consejo de Ministros aprobó un anteproyecto de ley en el que se daba un paso en ese sentido. Pero las familias afectadas sostienen que ese paso es urgente y piden una solución definitiva. Por el momento, los niños viven en España con pasaporte estadounidense, pero administrativamente viven en tierra de nadie.

Según la ley de Reproducción Asistida de 2006, la gestación subrogada no es legal en España, ya que esa ley declara nulo el contrato que se establezca con una mujer para que geste a un niño. Pero pese a ello, muchas parejas sortean la ley española contratando esa técnica en otros países donde es legal.

Si es ilegal en España pero se realiza en países en los que es legal, ¿cómo registrar después a esos niños en España para que tengan derechos como españoles? Durante años, cuando quienes recurrían a esta técnica eran sólo parejas heterosexuales, las embajadas transcribían directamente la partida de nacimiento estadounidense, en la que ya figuraban como padres los llamados «padres contratantes». Sin embargo, al aprobarse en España la ley del matrimonio gay, la cual permitía la adopción conjunta, la situación cambió: parejas homosexuales empezaron a llevar a cabo la gestación subrogada, y el hecho evidente de que los bebés eran fruto de un vientre de alquiler empezó a generar dudas.

Vía: El País

Foto: Eric Bas 

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...