París y Bruselas acusan el impacto mediático del terrorismo

Las capitales europeas sacudidas por el zarpazo del yihadismo ven reducirse los ingresos turísticos por el temor de los viajeros y las mayores medidas de seguridad.

parisismo

En noviembre de 2015, toda Europa se estremeció con los salvajes atentados terroristas que sufrió París, una de las ciudades más pobladas e icónicas del Viejo Continente. No mucho después, en marzo de 2016, Bruselas tomaba el testigo de la capital francesa al ser el escenario de varios ataques simultáneos. La lectura inmediata de los hechos obligaba a tomar drásticas medidas de seguridad (la última de ellas, el historial de pasajeros aéreos aprobado por el Parlamento Europeo) pero también se anticipaba un grave daño económico.

El temor de muchos viajeros –sobre todo, los que se desplazan por motivos de ocio- y los nuevos controles han afectado seriamente al negocio turístico de ambas ciudades. Recordemos que París es la urbe más visitada de Europa y que varios de sus monumentos son algunos de los más fotografiados del mundo. Los datos hoteleros muestran un claro descenso en el número de reservas y pernoctaciones en la capital gala. El fin de semana entre el 16 y el 17 de abril, el nivel de ocupación hotelera era del 64% (75% en el mismo periodo del año pasado).

Los motivos de este claro retroceso son varios. En primer lugar, concurren factores coyunturales como las diferencias en el calendario festivo respecto al ejercicio anterior (la Semana Santa y la Pascua se celebraron antes). Más inquietante es el retroceso del llamado turismo del lujo, que llevaba a París expresamente para realizar compras a viajeros de todo el mundo con una alta capacidad adquisitiva. Se trata de un mercado muy importante para la capital francesa y que se ha contraído significativamente tras los atentados.

Por lo que respecta a Bruselas, el principal trastorno que han sufrido los hosteleros ha sido, lógicamente, el cierre del aeropuerto de Zaventem (uno de los escenarios de los ataques islamistas), que se prolonga desde el 22 de marzo. En estos momentos, las instalaciones aeroportuarias funcionan al 33% de su actividad, con su lógico impacto en el turismo. La Asociación de Hoteles de Bruselas cifra en el 40% la caída del negocio turístico en abril.

Vía: Cinco Días.

Foto: París vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...