Palestina, nuevo Estado observador de la ONU

Palestina se ha convertido en Estado observador de la ONU con 138 votos a favor y 9 en contra. EEUU e Israel quedaron completamente aislados en una votación que podría suponer un punto de inflexión para la resolución del conflicto.

Palestina es desde anoche Estado observador de Naciones Unidas. La Asamblea General de la ONU se decantó de forma clara por la concesión de un nuevo estatus a los territorios palestinos, que alcanzan el mismo nivel que el Vaticano. 138 países votaron a favor del reconocimiento palestino, por los nueve que lo hicieron en contra y los 41 que optaron por la abstención. El reconocimiento como Estado observador no implica su admisión de pleno derecho en la ONU, algo que depende del Consejo de Seguridad.

Tampoco significa que a corto plazo vaya a crearse un Estado palestino efectivo, pero la votación sirve para renovar la legitimidad de la lucha contra la ocupación y recuerda al resto de países un conflicto que dura décadas. El Presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, dijo que la iniciativa «no pretende deslegitimar a Israel sino legitimar a Palestina», e instó a la ONU a «emitir el certificado de nacimiento de la realidad palestina» 65 años después de que la misma organización partiera en dos la antigua colonia británica y creara el estado de Israel.

Uno de los aspectos más llamativos del resultado de la votación fue el aislamiento de Estados Unidos e Israel en su negativa al reconocimiento de Palestina. De nada sirvieron los esfuerzos de la diplomacia israelí para atraer a su bando al mayor número de países posible. Finalmente, solo Canadá, Panamá, la República Checa -único país de la UE en votar en contra-, Nauru, Palau, las Islas Marshall y Micronesia -pequeñas islas y archipiélagos del Pacífico Sur- votaron en contra. Europa, una vez más, escenificó su división. Países como España, Francia o Italia votaron a favor, mientras que el Reino Unido, Alemania y algunos bálticos se abstuvieron.

Ahora toca ver qué camino tomará el conflicto. Gracias a su nuevo estatus, a Palestina se le abre la posibilidad de denunciar a Israel ante el Tribunal Penal Internacional de la Haya, algo que los Estados Unidos quieren evitar a toda costa porque supondría un paso atrás en la búsqueda de soluciones y podría llevar a Israel a iniciar su enésima ofensiva contra los territorios palestinos. Otro de los frentes con los que se encontrará Obama es la intención del Congreso de acabar con la ayuda económica a la Autoridad Palestina.

Mientras, Israel entiende la votación como una ruptura por parte palestina de los Acuerdos de Oslo de 1993, según los cuales la solución al conflicto se tiene que buscar de forma bilateral. Unos acuerdos que por otra parte Israel ha incumplido sistemáticamente desde entonces con la construcción de nuevos asentamientos, ofensivas militares sobre Palestina y su negativa a reconocer las fronteras de 1967 como base para la convivencia de ambos estados.

Fuente: El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...