Oslo toma la delantera para reducir la contaminación urbana

El equipo de gobierno de la capital noruega plantea prohibir el uso de vehículos a motor en las calles del centro en 2019.

oslo

La semana pasada nos volvió a dejar una imagen que comienza a ser inquietantemente habitual. El Ayuntamiento de Madrid tuvo que dar una nueva alarma por la elevada contaminación ambiental y sus nocivos efectos en la salud de los madrileños. Mucho más grave fue la ‘alerta roja’ decretada en Pequín, una de las metrópolis más pobladas y contaminantes del planeta. Lógicamente, estos hechos están provocando todo tipo de reacciones y algunas ciudades ya preparan planes de choque bastante drásticos. Oslo es un buen ejemplo.

La capital noruega no presenta niveles de contaminación especialmente alarmantes pero parece que el nuevo equipo de gobierno quiere curarse en salud. Tras imponerse por un muy estrecho margen en las elecciones de septiembre, la alcaldesa laborista Marianne Borgen ha planteado cerrar definitivamente el centro urbano al tráfico privado. Para ser exactos, el consistorio noruego trabaja en una ordenanza que prohíba a los vehículos que funcionen con combustibles fósiles circular por algunas de las principales calles. El objetivo, reducir la contaminación e incentivar el uso de medios de transporte sostenibles a partir de 2019.

La propuesta se encuentra todavía en una fase preliminar y se están tomando en consideración las opiniones de los distintos colectivos afectados. Para los ecologistas, que están representados en el gobierno municipal por el Partido Verde, la medida es muy acertada porque reducirá las emisiones de CO2 a la mitad. Los comerciantes son bastante más críticos, puesto que consideran que el volumen de negocio generado por los comercios de las calles más céntricas se resentirá. Los residentes en la zona tampoco lo ven nada claro.

Al margen de si esta restrictiva normativa ve o no la luz, resulta inevitable comenzar a plantearse cuál será el coste de reducir la contaminación. Este análisis parte de la premisa de que por caro que sea actuar de manera decidida, siempre será más económico que dejar que los problemas medioambientales vayan a más. Madrid llegó a suspender por completo el tráfico privado en el centro de la ciudad hace escasas semanas. Medidas como esta seguirán siendo habituales.

Vía: Libre Mercado.

Foto: designbydx

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...