Novedades en el copago sanitario

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha convocado una nueva reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud con las comunidades para hablar del copago de los productos dietoterápicos y ortoprotésicos o la actualización del listado de medicamentos financiados.

Enfado y resignación de los catalanes frente a la nueva medida del Gobierno de Cataluña por el cual se aplica un euro por receta en las farmacias de Cataluña. Una medida que pretende reducir el abuso en el abastecimiento de medicamentos y poder obtener alrededor de 100 millones de euros al año que financiará el sistema sanitario pero que obliga, a clientes y farmacéuticos, a asumir el papel de recaudadores.

No obstante, Cataluña está sirviendo de conejillo de indias ya que dicha indignación se va a traspasar al resto de España y es que Ana Mato, ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, ha convocado el próximo miércoles, 27 de junio, una reunión del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) con las comunidades autónomas para hablar del desarrollo de las medidas que se recogieron en la reforma sanitaria presentada en abril. Una reforma que tiene como objetivo implantar el copago de los productos dietoterápicos y ortoprotésicos o la actualización del listado de medicamentos financiados, que podría reducirse para dejar de incluir algunos fármacos obsoletos o para síntomas menores.

En los dos casos, Sanidad pretende que el copago se rija por los criterios que marcan los medicamentos. Es decir, que atiendan a la renta y la edad. Sin embargo, sí que habrán algunos productos que queden fuera de ese margen y otros en los que la aportación del cliente sea inferior.

Asimismo, la ministra presentará un informe para la actualización del Nomenclátor, el cual recogerá la totalidad de fármacos ligados a la financiación pública. Lo que quiere es que se dejen de financiar los medicamentos obsoletos o que tratan síntomas leves. Una desfinanciación que, supuestamente, ahorrará 500 millones de euros, según cálculos de Farmaindustria, y que cuenta con la aprobación de la industria farmacéutica. Así que iros olvidando de los principales laxantes, mucolíticos, lágrimas artificiales, antihemorroidales o algunos antiinfecciosos, que van a pasar a la historia.

Asimismo, en la reunión se tratará que el nuevo copago entrará en vigor el próximo 1 de julio, porque está previsto que se marque un proceso común de reembolso para aquellos pensionistas que hayan llegado al máximo de su renta (de 8, 18 y 60 euros al mes).

Entre uno de los intentos desesperados de Mato por justificar este cambio, están los resultados que ha recogido al cruzar los datos con Hacienda y la Seguridad Social al poner al día la base de datos de los 45 millones de españoles. Al realizarlo, ha indicado: «800.000 personas que tenían tarjeta sanitaria como beneficiario dependiendo de un titular cuando tenían derecho a tener una tarjeta de titular. Y, de esas, 200.000 personas no estaban pagando medicamentos porque tenían la tarjeta de un pensionista, cuando tenían rentas suficientes como para afrontar ese pago».

A pesar de todo lo que se quiera decir, sólo nos basta escuchar las opiniones de los más afectados, bajar a la realidad y atender lo que se dice. Una farmacéutica catalana ha mantenido: «aumentará la hospitalización de la gente con lo cual la recaudación de impuestos no va a servir absolutamente para nada. Intentaremos como farmacéuticos velar para que nuestros pacientes tomen la medicación imprescindible que necesiten».

Fuentes / Europa Press

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...