Novacaixagalicia también pide ayuda

Novacaixagalicia pide 2.622 millones de euros al FROB

Novacaixagalicia, la entidad resultante de la fusión entre Caixa Galicia y Caixanova, se apunta a lo que en las últimas semanas se ha convertido en una tendencia generalizada: la solicitud de liquidez al FROB, el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, con el fin de cumplir con los requisitos que el Banco de España ha fijado de cara a la capitalización de los bancos del sector financiero español. La entidad ha cifrado en 2.622 millones de euros el capital necesario para alcanzar un ratio del 10%, la cifra exigida por las entidades gubernamentales para aquellas entidades, como la referida, que cotizan en bolsa.

El objetivo de la caja es captar unos 1.000 millones de fondos privados a partir de la entrada de inversores institucionales y empresarios de la zona, además de la venta de parte de sus activos. La medida supondrá sólo 500 millones para la entidad gallega, con lo que deberá pedir al FROB más dinero que el que había previsto en un principio el consejo de administración. Con el fin de reajustar sus cuentas, Novacaixa Galicia tiene previsto deshacerse de unas 300 sucursales, además de vender y descapitalizar otros activos.

Caixa Galicia, una de las entidades que componen NovaCaixagalicia

Otra de las posibles soluciones para la nueva caja gallega es la venta de la participación donde tiene presencia, como NH Hoteles, Itíener o Adolfo Domínguez, o contemplar la posible entrada de socios. En este sentido, la caja asegura haber mantenido contactos con grupos de inversores, entre ellos fondos de capital riesgo, aunque hasta la fecha no han confirmado ningún tipo de movimiento en este sentido.

Sin embargo, uno de los principales polémicas relacionadas con la nueva entidad financiera ha sido la decisión de la Xunta de Galicia de recurrir al decreto de solvencia del Gobierno que endurece los requisitos para las entidades financieras. La consejera de Hacienda de la administración autonómica manifestó que dicha medida ‘vacía las competencias autonómicas y discrimina a las entidades financieras’. La decisión de la Xunta, principal impulsora de la unión entre Caixa Galicia y Caixa nova, responde a la intención de la administración de no perder su poder de influencia sobre la nueva entidad gallega, pues previsiblemente la inyección de liquidez del FROB supondría un aumento del control estatal de la nueva entidad financiera. Según declaraciones de la consejera, la nueva normativa ‘elimina de un bandanzo a estas entidades’. El futuro de la nueva caja gallega dependerá pues, de dos frentes: el Gobierno y el Tribunal Constitucional.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...