No dormir bien, malo para el rendimiento laboral

Si no dormimos bien tendremos problemas para rendir de forma adecuada en nuestro puesto de trabajo.

Hay muchos factores que pueden afectar a nuestro rendimiento laboral y al de nuestros empleados y es importante que los tengamos todos lo más a raya posible. El sueño es uno de ellos, el cual puede producir graves problemas en el entorno de la empresa si no lo tratamos a tiempo. Y aunque es habitual que en un momento u otro se sufra insomnio, sí que resulta importante darle solución pronto para que no sea algo que se replique de manera habitual.

El insomnio ocasional es un problema que cada vez afecta a más personas y que nos lleva a cometer muchos errores en el trabajo. Si pensamos en un puesto de oficina, donde la mayor preocupación que podamos tener se encuentra en quedarnos dormidos sobre la mesa o responder un correo electrónico con algún tipo de error, quizá pensemos que los efectos de no dormir bien no son tan drásticos. Pero todo cambia de manera significativa si tenemos un trabajo en el cual un error pueda llevar a que se produzcan consecuencias mucho más graves.

No dormir bien para un médico o cualquier otro tipo de profesional de la salud puede ser el detonante de problemas serios, y lo mismo se puede decir de técnicos o incluso de inversores en bolsa que tomen malas decisiones por el sueño.

¿Pero qué hacer cuando no podemos conciliar el sueño? Lo que sabemos a ciencia cierta es lo que no hay que hacer. Tenemos nuestro cuerpo y mente demasiado estimulados, por lo que es fundamental no recibir más estímulos que nos mantengan despiertos. Esto significa evitar las bebidas con cafeína o con cualquier otro tipo de estimulante que nos lleve a estar más activos. También es recomendable evitar acciones que nos hagan estar más despiertos, algo que en su defecto se debe contrarrestar con actividades que puedan darnos sueño.

La interacción con otras personas tampoco es favorable, ya que mantener una conversación interesante no produce sueño, sino todo lo contrario. Si no conseguimos dormir bien, al día siguiente es posible que fallemos en el entorno del trabajo, que no nos comportemos de forma adecuada con los compañeros de trabajo o que incluso bajemos nuestro rendimiento. Todo ello no es positivo para el día a día en el puesto laboral, por lo que se debe evitar por todos los medios posibles. Si dormimos bien veremos que todo será mucho más fácil y que no cometeremos ningún tipo de error.

Foto de portada: Tony Alter

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...