Mubarak quiere liderar la transición

Luces y sombras en los últimos acontecimientos ocurridos en Egipto. En el día de ayer y parte de esta madrugada, cientos de miles de egipcios se han lanzado a las calles de El Cairo para protestar contra el Gobierno de Hosni Mubarak y reclamar su salida del poder y la necesidad de apoyo exterior en el conflicto.

Mubarak durante su discurso / Foto: Getty Images

La marcha de Mubarak después de 30 años liderando el país parece ya cercana, un punto que lógicamente ha provocado el alivio de la sociedad egipcia. A ello se une la confirmación de que no se presentará a las próximas elecciones, algo que dispia del todo la posibilidad de su regreso al poder en futuros comicios. Sin embargo, el todavía gobernante ha mantenido en su último discurso su intención de liderar la transición, algo que ha provocado la desazón y la ira entre los manifestantes y principales grupos opositores. Según Mubarak, es su deber liderar «el proceso, como dicta la Constitución».

Mubarak también se han mostrado crítico con las mobilizaciones de los últimos días: «Las manifestaciones que inicialmente fueron actos pacíficos celebrando la libertad de expresión han sido explotados por quienes quieren acabar con la legitimidad constitucional». Por último, un mensaje de alerta para la sociedad, pues sus intenciones residen en quedarse en Egipto y seguir de cerca la esfera política del país: «Éste es mi país. Éste es el país que siempre he defendido, el país por el que he luchado y cuya tierra, soberanía e intereses he defendido. Y moriré en esta tierra».

Al lado de todas las declaraciones de Mubarak está la aparición de Estados Unidos en medio del conflicto, quizá algo tardía. El presidente norteamericano, Barak Obama, ya había anunciado al propio presidente egipcio que retiraban el apoyo a su régimen, algo que dejaba al mandatario muy debilitado de cara al exterior. Al parecer, también el ejecutivo norteamericano le comunicó que no debería presentarse a las próximas elecciones. Sin duda, Estados Unidos ha cambiado de parecer tras años de apoyo a Mubarak ante la revuelta social, que ha acabado por cortar en seco las buenas relaciones entre Estados Unidos y Egipto.

Con Mubarak fuera del poder, el deseo del pueblo egipcio es que el proceso de transición esté liderado por Mohamed El Baradei, principal opositor que ha apoyado las protestas de los últimos días. Un hombre que también está ahora avalado por Estados Unidos para iniciar el proceso democrático del país.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...