Monti anuncia su próxima dimisión ante el regreso de Berlusconi

El Gobierno italiano teme retroceder diez años y agravar más la desastrosa situación actual.

El ex primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, comunicó el sábado por la noche su decisión de regresar al primer plano político y de retirar el apoyo al Gobierno de tecnócratas. Tras este anuncio, Mario Monti, actual primer ministro, se niega a trabajar a la merced del ex mandatario, con lo que ha comunicado al presidente de la Republica, Giorgio Napolitano, su intención de dimitir como jefe del Ejecutivo cuando se aprueben los presupuestos del año próximo

El Gobierno técnico que asumió el poder en noviembre de 2011 empieza su periodo de extinción que finalizará en el plazo de un mes. Angelino Alfano, secretario del PDL, partido de Berlusconi, quiso explicar en el Parlamento que la decisión de su superior de presentarse a las elecciones generales de primavera, es una respuesta a la empeorada situación del país desde que el gobierno de Monti asumiera el poder. Más parados, más deudas, más presión fiscal y menos poder adquisitivo. Frente a la acusación, el presidente Napolitano, comunicó la decisión del primer ministro tras una larga reunión en el palacio del Quirinale. “Para el presidente del Consejo de Ministros, las declaraciones realizadas en el Parlamento por el secretario del PDL constituyen, en esencia, un juicio de categórica desconfianza hacia el Gobierno y su línea de acción”. Además añadió, que Monti tratará de sentenciar las leyes de estabilidad presupuestaria para evitar el agravamiento de la crisis, y entonces dimitirá de manera irrevocable.

La oposición de Alfano y del Partido Democrático, con el recien elegido, Pier Luigi Bersani a la cabeza, se ha mostrado dispuesta a aprobar en un breve periodo la ley de presupuestos. “Frente a la irresponsabilidad de la derecha, que ha traicionado el compromiso contraído hace un año ante el país, iniciando de hecho su campaña electoral, Mario Monti ha respondido con un acto de dignidad que respetamos profundamente”, sentenció Bersani, mostrando su respaldo al primer ministro.

Tras múltiples idas y venidas, combinadas con falsos comunicados y fieles recaderos,  Berlusconi dio la cara finalmente en el estadio del AC Milan, equipo de su propiedad, donde dedicó unas palabras para sus ‘seguidores’ entre ánimos para sus jugadores: “No regreso para obtener un buen resultado. Yo regreso para vencer”.

Tras veinte años de tejemanejes políticos, la historia vuelve a 1994. Y es que nadie ha podido sustituir en el centro derecha italiano a Berlusconi, mas que él mismo, con 76 años y varios procesos judiciales pendientes. Ahora parece definitivo, pero Napolitano cree preciso mantener el Gobierno de Monti, al menos un mes más, hasta que se aprueben una serie de medidas indispensables, como la ley de estabilidad y un decreto para evitar el cierre de la acería Ilva de Taranto. Instando además a Alfano a comprometerse a dar su apoyo hasta entonces al Gobierno tecnócrata.

Monti se desploma ante las malas formas de Berlusconi, pero advierte al país del peligro de regresar a los errores del pasado. “El fenómeno del populismo existe en muchos países y también en Italia. Tiende a no ver la complejidad de los problemas o a escondérselos a los electores. Es absolutamente necesario que Italia no vuelva a caer en la situación en que se encontraba antes de la llegada de este Gobierno. Tenía el riesgo de convertirse en el detonante que hiciera saltar toda la zona euro”. Un Italia dañina para sí misma y para Europa, la Italia de Silvio Berlusconi.

Vía / El País

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...