Merrill Lynch anuncia nuevas pérdidas y pone en serio riesgo a la banca de EEUU

MerryllMerrill Lynch & Company, el banco de inversión, anunció el jueves 17 de abril nuevas pérdidas, y anunció que iba a despedir a unos 6.000 trabajadores. Durante lo que ha transcurrido de 2008, este banco ya ha suprimdo 1.000 puestos de trabajo, y el objetivo es disminuir un 10% los empleados, primero anunciaron 4.000 despidos, y después, unos 6.000, a fines de marzo, la entidad contaba con un total de 63.100 empleados.

Se trata de una de las entidades bancarias más importantes de los Estados Unidos. Durante el primer trimestre del año, ha obtenido los peores resultados de su historia, y ha disparado, al presentar las pérdidas que ascienden ya a 1.962 millones de dólares (1.232 millones de euros) en el primer trimestre, todas las alarmas en el sector bancario norteamericano.

Esa firma ya había anunciado pérdidas de 7.777 millones de dólares durante 2007, una cifra que se superó en el último trimestre del pasado año, cuando en total sus pérdidas llegaron a los 9.833 millones de dólares a causa de la crisis crediticia estadounidense.

Si comparamos los datos con el primer trimestre del pasado año 2007, los ingresos netos del banco disminuyeron un 69%. Las pérdidas son incluso mayores de lo que los analistas habían calculado, ya que ninguno apostaba por más de 1.790 millones de dólares en saldo negativo. Merrill Lynch tuvo en este primer trimestre ingresos por valor de 2.934 millones de dólares, mientras que en el mismo periodo de 2007 fueron 9.603 millones.

Los daños que han dejado la crisis financiera en la salud de la entidad se han incrementado en los tres últimos meses y el banco de inversión suma su tercer trimestre con números rojo.

El aumento de los despidos se debe, sobre todo, al estado de los mercados a nivel mundial, y a la disminución considerable de inversión bancaria, que incluye los valores de renta fija, moneda, comercio de productos básicos y especulación en los precios.

El banco espera ahorrar unos 800 millones de dólares al año una vez se desprenda del 10% de su plantilla, en total ahorrará unos 600 millones de dólares durante lo que queda de 2008.



Los ejecutivos de Merrill no han apoyado, además, las declaraciones del Presidente de la entidad, y han anunciado que todavía “están preparados para peores datos”, ya que durante el resto del año se desarrollará una lucha amplia contra la recesión económica.

Los ejecutivos coinciden en señalar que esperan que no se mejoren los resultados no solamente durante los próximos dos meses, sino que, probablemente, durante los próximos dos trimestres.

Aun con estos datos, el banco ha querido lanzar a los medios un anuncio de calma, asegurando que ha logrado recaudar durante este ejercicio más de 12.000 millones de dólares en capital fresco, sobre todo gracias a los fondos de gobiernos extranjeros.

Sin embargo estos datos no han ayudado en nada a mantener el valor de las acciones de Merrill, que han caído hasta los 4,6 dólares, un 2%. Y eso que, para evitar una mayor caída del valor de las acciones, primero se anunció que se despediría a 4.000 empleados, y pasadas unas horas, se aumentó la cifra, para llegar finalmente a los 6.000 despidos.

Entre las primeras medidas para afrontar las pérdidas, además del recorte de empleados, el banco pretende bajar el valor de sus activos hipotecarios, conocidos como obligaciones de la deuda, que ascienden en total a unos 6.000 millones de dólares. Merrill se ha visto seriamente golpeado por los valores de los bonos y otros activos, en total de 27.400 millones de dólares durante 2007, en su mayoría arrastrados por la crisis en el mercado hipotecario de las subprime.

Los ejecutivos coinciden en señalar que marzo ha sido peor para las actividades bancarias que los dos primeros meses del año.

Por el momento, Merrill hará todo lo posible por mantener su red de asesores financieros que están disperos por todo Estados Unidos (16.660 en total). Gracias a sus gestiones, este trimestre han logrado rentabilizar las inversiones en 730 millones de dólares.

Para el Presidente de Merrill, otra de las cuestiones a tratar con urgencia es conocer con exactitud a qué cantidad de pérdidas puede ascender un banco como el suyo, ya que se puede dar el caso de consumidores que, mucho más allá de no poder pagar créditos hipotecarios, se sientan incapaces de hacer frente a los préstamos de automóviles, y otros préstamos personales.

La competencia de Merrill ya anunció un 50% de disminución de ingresos hace una semana.
Los ingresos de JP Morgan se han visto disminuidos hasta llegar a los 2.400 millones de dólares, en total 68 centavos de dólar por acción, mientras que en el mismo periodo de 2007 había logrado unos beneficios de 4.800 millones y sus acciones estaban en 1,34 dólares.

Nada mas hacerse públicos los datos, el sector bancario bursátil se ha visto seriamente afectado, contribuyendo a que se cerrase el día en números rojos.

Al tiempo que Merrill ha anunciado los despidos, han saltado los rumores y alarmas de que otras entidades bancarias puedan anunciar que también realizarán despidos, entre esas entidades JP Morgan está dispuesta a estudiar un proceso de reestructuración de plantilla para reducir gastos. En cualquier caso, por el momento, nadie realizará tantos despidos como Merrill.

Durante los próximos días todavía quedan por conocerse los resultados trimestrales de algunos de los bancos más importantes de Estados Unidos, y todos los analistas apuntan a que la tendencia marcada por Merrill se mantendrá, hasta al menos, bien entrado el otoño de 2008.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...