Medio millón de inmigrantes se quedarán sin cobertura sanitaria

Medio millón de inmigrantes en situación irregular perderán la tarjeta sanitaria a partir del 31 de agosto de este mismo año. El viernes pasado, Ana Mato, la ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, anunció que el padrón ya no serviría (que era el único requisito para acceder al sistema sanitario) y por ello, todos esos inmigrantes irregulares perderían este servicio. Solo podrán ser atendidos sanitariamente los menores, las mujeres embarazadas y los afectados por alguna enfermedad grave o un accidente, ya que lo exigen los Derechos Humanos.

Hospital

Una sala de espera de un hospital

Para poder acceder a la sanidad, según el Gobierno, los inmigrantes deberán estar asegurados, o lo que es lo mismo, dados de alta en la Seguridad Social. Ahora bien, es un proceso por el cual los extranjeros deben renovar su documentación cada dos años y seguro que se endurecerán los requisitos para dejarlos fuera. La ministra Ana Mato aseguró que “el padrón no les bastará”, ya que tendrán que demostrar “de verdad” que “viven y trabajan como nosotros y pagan sus impuestos”. Justifica esta medida diciendo que es para acabar con el turismo sanitario, que consisten en que los familiares de estos inmigrantes irregulares vienen a España para recibir tratamiento médico.

En un primer momento, el Gobierno se basó en los datos del Instituto Nacional de Estadística para asegurar que medio millón de inmigrantes quedarían fuera de la cobertura sanitaria. Según el INE, en España hay 5.711.040 personas extranjeras, pero en situación legal son 5.251.094, de modo que medio millón se encuentran en situación irregular, que se verían afectados por esta medida. El Estado asegura que esto supone un ahorro de 500 millones de euros.

Según la ministra Ana Mato, el turismo sanitario hizo perder a España en 2009 un total de 917 millones de euros por atender a más de 700.000 extranjeros. Y basándose en esta cifra, reformará la Sanidad y la Ley de Extranjería para atacar a los inmigrantes más vulnerables. Esta medida ha recibido numerosas críticas como la de Antonio Díaz de Freijo, el presidente de la ONG Karibu, que asegura que “no se puede confundir turismo sanitario con inmigración”, ya que asegura que la mayoría de extranjeros que vienen a someterse a tratamientos médicos son jubilados que provienen de países desarrollados como el Reino Unido, Francia o Alemania.

Se ha extendido mucho la idea de que los inmigrantes son los que más frecuentan la sanidad pública y hacen un mal uso. Pero muchos estudios, como el realizado por Ángel Alberquilla, técnico de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, aseguran que los extranjeros consumen menos. Solo en un caso hay más extranjeros que españoles: en las unidades de maternidad, pero Alberquilla lo justifica diciendo que los extranjeros que vienen a España son los más fuertes físicamente, que tienen que marcharse de casa para poder ayudar a sus familiares, y por ello no enferman tanto y no acuden tanto al médico.

Foto: Fotos Gov/Ba en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...